text.skipToContent text.skipToNavigation
¿Cómo cultivar romero en casa?

16.07.2019

  • Jardinería y Terraza
Siempre soñé con cultivar en mi casa mis propias hierbas y especias. Tenerlas en macetitas y usarlas cuando cocine, para darles ese toque especial a mis platos.
Me parece una opción súper natural y práctica. Por eso me puse a investigar la manera de sembrarlas yo misma. Empecé con el romero, una planta aromática que me gusta mucho por el olor y sabor que aporta a las comidas.

El romero se puede sembrar en una maceta o en jardín. ¡Es muy fácil!, y una vez que echa raíces, nace un lindo arbusto.
Aquí te enseño cómo hacerlo: 

1. Consigue un esqueje de romero. El romero es fácil de cultivar mediante un esqueje, que no es otra cosa que una ramita. Puedes comprar esquejes en un vivero o puedes buscar una planta de romero que te guste y cortar algunos pedazos de 10 cm. Las plantas que siembres de esquejes tendrán la misma calidad del arbusto original.

Existen muchas variedades de romero, cada una con propiedades ligeramente distintas. Algunas crecen muy tupidas y grandes, mientras que otras crecen a ras del suelo. Algunas tienen flores lilas y otras blancas.


2. Pon cada esqueje en una maceta pequeña con dos tercios de arena gruesa y un tercio de musgo de turbera (esfagno, que lo consigues en el mismo vivero). Coloca la maceta en un lugar soleado, pero no donde le de la luz del sol directamente. Riega el esqueje con regularidad y mantenlo en un lugar cálido hasta que se formen las raíces, lo que demorará aproximadamente 3 semanas. Para ayudar a que los esquejes broten, puedes colocar la maceta dentro de una bolsa con algunos agujeros en la parte superior. Esto ayudará a regular la temperatura y mantendrá el ambiente del esqueje húmedo y cálido. 


3. Planta las plántulas. Una vez que se haya formado la raíz, puedes plantar el romero en macetas más grandes o en tu jardín. El romero es muy resistente y se adapta a las condiciones climáticas y al tipo de suelo, sin embargo, crecerá mucho mejor en un lugar seco y soleado. Si lo siembras en el jardín, elige un suelo con buen drenado. Las raíces del romero podrían echarse a perder en suelos con mucha humedad.


4. El romero prefiere el suelo más seco, así que riega solo lo necesario. Ten cuidado de no excederte.


5. No necesita fertilizantes. Sin embargo, asegúrate de que haya un poco de cal agrícola en el suelo.


6. Aunque el romero es fuerte, puede sufrir si la temperatura baja demasiado. Si vives en un clima frío es mejor que lo cultives en macetas, para que las guardes dentro de la casa durante el invierno.


7. Pódalo cuando sea necesario. Las ramas de romero tienden a crecer muy largas y ocupan mucho espacio. Córtalas sin miedo, pues seguirán creciendo sin problema. 



Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas