text.skipToContent text.skipToNavigation
¡Organiza un intercambio de regalos con tus amigos!

25.06.2019

  • Entretenimiento
Un intercambio de regalos es ideal para reunir a esos amigos que no se ven hace tiempo. ¿Lo mejor de todo? ¡Los regalos son lo de menos!
Todos tenemos esos amigos que cuando los vemos parece que no hubiera pasado el tiempo... aunque hayan pasado años. Esos amigos que hicimos en el colegio, la universidad o el trabajo, con los que compartimos tanto tiempo y claro, nuestras alegrías y frustraciones de la época. 

Y bueno, todos vamos creciendo, cambiando y teniendo más responsabilidades, y eso hace que poco a poco perdamos contacto con esas personas especiales. Y aunque ahora, gracias a las redes sociales podemos saber en qué andan y qué es de sus vidas, ¿realmente lo sabemos? Además, ¡nada superará una buena conversación en persona y, claro, un buen abrazo!
Entonces, aprovechemos esta época navideña en la que todos tenemos más disposición para dejar las excusas de lado y reunámonos con esas personas que son especiales  y a las que tenemos tanto cariño. ¡Recordar viejos y buenos tiempos es una gran terapia para todos!

Les cuento, yo suelo organizar un intercambio de regalos con mis amigas de la universidad. A pesar de que cada una tiene sus obligaciones, pues la mayoría tiene hijos y otras tienen su propio negocio (y eso significa que especialmente en esta época están más que ocupadas), todas sabemos que no podemos faltar a esta reunión, así que la planeamos con tiempo y separamos la fecha.
Y ese día, cada una lleva algo, lo que sea su especialidad. Una de mis amigas es experta en piqueos y siempre nos sorprende. A otra le encanta preparar postres, así que siempre le pone el toque dulce a la reunión. Y claro, otra se encarga de las bebidas. Unas veces nos ha provocado un chocolate caliente y otras un champancito para celebrar que estamos juntas. Yo siempre me encargo de los panetones, así que llevo los 3 de Blanca Flor: el tradicional, con pasas y frutas; el que tiene chispas sabor a chocolate y el que tienen sabor a naranja ¡porque no podemos elegir solo uno!

Y para hacer la reunión aun más especial, organizamos un intercambio de regalos. Días antes hacemos un sorteo y el día del reencuentro llevamos el regalo a quien nos tocó. Hemos quedado en que no sea nada caro, pero sí especial. Por ejemplo, una vez le encargué a un familiar que se iba de viaje que me trajera los chocolates favoritos de  la amiga que me tocó, pues no los venden acá. ¡Y a ella le encantó ese detalle! Otro año, pinté una maceta y le puse la flor favorita de mi amiga. ¡No saben lo linda que quedó! De lo que se trata es de que sea un lindo detalle, que demuestre lo mucho que nos conocemos. Al final, los regalos son lo de menos, lo más importante es el momento que compartimos que nos alegra el corazón y nos llena de energía. ¡Anímense a organizar un intercambio de regalos con sus amigos!


Cuéntame lo que piensas