text.skipToContent text.skipToNavigation
¿Por qué debes cargar a tu bebé?

27.06.2019

  • Bebés
Muchas veces escuchamos decir a nuestras mamás, tías o abuelas, que cargar mucho a nuestro bebé no es bueno, ya que podríamos volverlo un niño tímido, poco sociable, muy dependiente o incluso, que esto podría retrasar su aprendizaje natural de caminar.
Definitivamente, es hora de dejar atrás ciertas creencias. ¡No hay nada más lindo que cargar a un bebé! Más aún, si es tu hijo. La conexión que sientes en ese momento es única. Además, los papás deben aprovechar al máximo la etapa en la que su hijo necesita más de ellos para transmitirle su calor y darle seguridad.

Por otro lado, cargar a un bebé cuando llora, nos dice mucho sobre cómo se siente. Y si nuestros brazos le dan la calma que le hacía falta ¿por qué dejar de hacerlo? Todo esto, contribuirá a que en el futuro el niño sea una persona autónoma y segura de sí misma, ya que de pequeño recibió la protección y estímulos necesarios.    

Te cuento algunos de los beneficios que da a los bebés el tenerlos en nuestros brazos, según estudios:
  • Reduce la actividad del sistema nervioso y sistema motor del pequeño.
  • Tranquiliza al bebé, ya que su frecuencia cardíaca disminuye.
  • Lo ayuda a desarrollar la seguridad que necesita. Al ser abrazado tu bebé se desarrolla física, psicológica y neurológicamente. Todo esto, gracias al estímulo que recibe a través de tus movimientos.
  • Su seguridad se desarrolla más rápido, pues un bebé en brazos es menos nervioso y llora en menor medida que un bebé que no lo está.
  • Mamá (o papá) y bebé se conectan. Ambos sienten paz. Son momentos únicos que no se repetirán.
  • Lo recomendable es cargarlo mientras estemos en movimiento o caminando, ya que a los bebés les agrada el calor de los brazos.
¡No te preocupes! Todos los bebés van a vivir cada una de sus etapas de desarrollo. Esto no va a cambiar porque los abraces o los cargues. Conforme tu bebé vaya creciendo se irá volviendo más independiente. Cuando tenga un año va a querer estar en el piso para gatear o caminar y poder explorar el mundo y ya no querrá que lo cargues. Así que, disfruta mucho de esta etapa que se pasa volando y carga a tu bebé cada vez que te lo pida.

Cuéntame lo que piensas