text.skipToContent text.skipToNavigation
¡Resplandece!

10.12.2020

  • Limpieza
En este artículo del New York Times, Martha Stewart nos cuenta cómo limpiar los objetos delicados que tenemos en casa.
UNA CASA BIEN CONSERVADA
Aquí te decimos cómo hacer que tus platos delicados, tu plata manchada y tus cubiertos opacos brillen y destellen, justo a tiempo para la temporada de celebraciones.

CÓMO LIMPIAR...
PLATA
La mayoría de las piezas solamente necesitan lavarse a mano con agua tibia jabonosa; ten cuidado de no sumergir los elementos decorativos, como madera o nácar. Si tus cosas se ven más amarillentas o negruzcas de lo que te gustaría, primero dales una limpieza profunda: vierte un poco de líquido para plata en un pedazo de tela suave de algodón (un trozo de alguna vieja camiseta servirá) y frota con cuidado, aconseja Julien Goudard-Lemoine, director de colecciones del fabricante de plata parisino Puiforcat, que hace su propia crema para prevenir las manchas. (Podrías probar también la de Wright and Hagerty).
Para prevenir la pérdida futura de lustre, lávalos después de cada cena y guárdalos en bolsas o telas de algodón. Si el lugar donde vives es húmedo, considera envolver el algodón en bolsas de plástico o película plástica autoadherible, sugieren Lally Brennan del Commander's Palace, en Nueva Orleans, y Mary Ferguson del Greyfield Inn, en Georgia.

VIDRIO
Buenas noticias: la mayoría de los artículos pueden ir directo al lavaplatos, dice James Murray, vicepresidente de diseño y creatividad en Simon Pearce en Quechee, Vermont. Solo asegúrate de que tu lavaplatos esté en buen estado -las puntas oxidadas de las rejillas pueden rayarlos, así que si se ven gastadas, compra nuevas puntas de plástico. Coloca las piezas separadas. Algunos productos (como GreenShield y JetDry) pueden ayudar a prevenir marcas opacas de agua. Lava a mano las copas antiguas y las piezas con detalles dorados. Además, quítate cualquier pieza de joyería antes de poner manos a la obra, dice Lori Hedtler, dueña de Devonia Antiques, en Boston y West Palm Beach, Florida: "Los diamantes y los brazaletes pueden romper el vidrio".

CRISTAL
Enjuaga cada copa con agua tibia mezclada con una cucharada de vinagre blanco para eliminar taninos y depósitos de limón, después lávalas a mano y sécalas con una tela suave, dice Céline Sanchez, directora de marca del cristalero francés Saint-Louis.

PELTRE
La belleza de este material es que pierde su lustre muy lentamente -todo lo que necesita por lo regular es una sacudida ligera, incluso si ha estado guardado por años. Sin embargo, debido a su suavidad, es muy fácil que se raye. El fabricante italiano de peltre Match sugiere limpiarlo con un pulidor de metal (como Cape Cod) o una fibra metálica de grado #0000; después, lavarlo a mano con agua jabonosa y tibia y secarlo de inmediato.

Después de la cena, lava a mano las piezas sólidas y todas las que tengan componentes de cristal o de vidrio. Si el agua que utilizas es dura, también lava a mano lo demás. Las piezas de cerámica con bordes de peltre pueden ir al lavaplatos en el ciclo delicado o el de porcelana, sin secado caliente. Déjalas enfriarse antes de sacarlas (los materiales pueden contraerse y aflojarse por el calor). Para evitar rayones, guarda las piezas apiladas con separadores de platos o papel entre ellos.

PORCELANA
Es muy sensible a los cambios de temperatura. Si tu porcelana permanece guardada, dale tiempo para ajustarse, dice Hedtler. "Por ejemplo, si tus platos están en un ático sin calefacción, déjalos en el garaje por un día o dos antes de que los traigas a la cocina. De otro modo, el cambio brusco de temperatura podría causar pequeñas grietas (líneas en la superficie) o una grieta profunda. Incluso una diferencia de 11 grados centígrados importa".

Lava a mano la porcelana antigua y ten cuidado con los bordes. Esta es una regla para los platos y los tazones pintados a mano o con bordes dorados. Una vez dicho esto, algunas piezas de porcelana pueden lavarse en la máquina lavaplatos en un ciclo ligero o especial para porcelana, dice Daniel Da Silva, el presidente en Estados Unidos de la fábrica portuguesa de porcelana Vista Alegre. Revisa marcas en la parte de abajo. Para mantenerlos a salvo, coloca lino o un protector de fieltro o una toalla de papel entre cada plato, dice Hedtler, y no hagas pilas de más de 12.

LATÓN
Algunas piezas modernas están laqueadas y no se manchan. No obstante, el latón sin laquear es similar a la plata porque desarrolla una capa fina de óxido cuando está expuesto al aire. Si quieres que realmente brille, usa un trapo para pulir o un guante para frotar la superficie con pulidor de latón (como Weiman o Wright) y después dale un poco de brillo, aconseja Tina Frey, fundadora de Tina Frey Designs, un fabricante de vajillas y otros artículos para la mesa de resina y latón ubicado en San Francisco. Después de la cena, lava las piezas a mano con agua tibia jabonosa y una tela suave, y guárdalas en un lugar de tu casa con clima controlado sin humedad.

EL HALLAZGO: EN BUENAS MANOS
Ya sea que vivan cerca o vengan de lejos, cuando la familia y los amigos se reúnan en tu casa, llena tu baño con blancos especiales. Te sentirás emocionado de recibir a tus invitados y ellos se sentirán complacidos de que hayas sacado tus objetos especiales solo para ellos.

CONSEJOS DE CUIDADO
Para que tus telas de lino o de algodón se vean perfectas, extiéndelas sobre una toalla blanca, rocíalas ligeramente con agua y plánchalas en la dirección del tejido. Si hay algún monograma u otro elemento decorativo, colócalo hacia la toalla; las puntadas deberían esponjarse después de una solo pasada con la plancha.