text.skipToContent text.skipToNavigation
Alimentos que te ayudarán a recuperarte

04.09.2019

  • Salud
Te cuento qué puedes comer en esos días en los que no te sientes muy bien
Recuerdo que cuando era niña y me resfriaba, mi querida abuela me preparaba una sopita mágica que aliviaba todos mis males. No sé bien qué le ponía, pero me hacía mejor que cualquier medicina.

Cuando estamos enfermos no hay nada más lindo y reconfortante que nos engrían, ¿no? El amor, el descanso y las medicinas hacen mucho bien. Pero, a esa fórmula mágica podemos agregarle otro elemento importante: la alimentación. ¿Sabías que hay alimentos que por sus propiedades nos ayudan a aliviar ciertos síntomas? Si elegimos adecuadamente lo que vamos a comer cuando nos sentimos mal, podemos mejorar antes de lo que pensamos.
 
Acá te dejo una pequeña guía para que sepas qué puedes comer en esos días en los que no te sientes muy bien:
 
Si tienes:
 
Garganta inflamada.  El problema aquí es que cuando quieras comer tendrás dificultades para tragar, porque hacerlo te va a doler.  
Elige: comidas suaves y cremosas como purés, caldos, sopas o yogur. Además, para reducir la inflamación puedes tomar infusiones tibias con menta y miel.
Evita: alimentos que estén muy calientes, sean muy ácidos o te puedan raspar la garganta. 
 
Cansancio y fatiga corporal. Muchas veces cuando estamos enfermos nos sentimos adoloridos. Para las molestias musculares en general, es bueno comer alimentos que contengan magnesio o calcio,  pues pueden ayudar a aliviar el dolor.
Elige: nueces, plátanos, paltas y todos los alimentos ricos en magnesio. También, yogur y todos los alimentos ricos en calcio.
Evita: cualquier alimento que deshidrata, pues puede empeorar los dolores musculares. Olvídate especialmente del alcohol y la cafeína. 
 
Náuseas y mareos. Cuando tenemos estos síntomas no provoca comer nada por miedo a sentirnos peor, pero aunque no lo creas, algunos alimentos pueden ser de mucha ayuda. 
Elige: Porciones pequeñas de alimentos ricos en almidón, como galletas saladas, pan, pan tostado y cereales, que pueden ayudar a absorber los ácidos del estómago y suavizar el estómago revuelto. Para tomar, prepárate infusiones de kión, limón o menta, que ayudan a calmar el malestar.
Evita: alimentos grasos, picantes o estimulantes como el café, alcohol o bebidas carbonatadas.
 
Diarrea. Si te deshidratas o tienes fiebre, dolor intenso, náuseas o vómitos severos, debes acudir al médico para que te haga una evaluación más precisa. Si la diarrea es consecuencia de un empacho, lo único que tienes que hacer para acabar con el malestar es comer ligero.
Elige: pan tostado, frutas como el plátano, platos basados en arroz, puré de papas, pollo al horno o pechugas de pavo sin piel. 
Evita: alimentos que contengan sorbitol u otros edulcorantes artificiales. También,  cebollas, manzanas, brócoli, col y garbanzos, que pueden causar gases e hinchazón. Olvídate del alcohol y la cafeína. 
 
¡Espero que te mejores pronto!
 

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas