text.skipToContent text.skipToNavigation
Aprende a optimizar tu tiempo para acabar con tus pendientes

26.06.2019

  • Emprendimiento
¿Tienes muchos pendientes? ¡Tranquila! No te abrumes. Con una buena actitud y organización podemos sacarle el máximo provecho a cada día.
Yo me he acostumbrado a hacer todos los días ciertas cosas que me ayudan a cumplir con todas mis tareas. Aquí te explico cuáles son. ¡Espero que te ayuden a ti también!  

Planifica. Cada noche haz una lista de las tareas que tienes que hacer al día siguiente. Esto te permitirá calcular el tiempo que necesitarás para hacer cada una y podrás organizarte. 

Prioriza. Teniendo claro todo lo que tienes pendiente podrás saber qué cosas tienes que hacer sin falta al día siguiente y qué otras podrían esperar unos días más. Esto te servirá, especialmente, para liberar un poco los días en lo que tienes muchas cosas por hacer. 
  
Desconéctate. Cuando tengas algo muy importante que hacer, deja de lado tu teléfono, olvídate de las redes sociales y cierra tu correo electrónico. Solo así podrás concentrarte en tu tarea. Cualquier persona que quiera comunicarse contigo, lo podrá hacer después. Serás más productiva si te alejas de las distracciones.

Convierte a la tecnología en tu gran aliada. Existen aplicaciones para el celular que te ayudarán muchísimo a organizarte y a recordar los eventos importantes. 

Crea un horario. Si tienes tareas que requieren tu atención todas las semanas, establece un horario para hacerlas. Así, crearás una rutina que te ayudará a organizarte y cumplir bien con todo.

Aprende a decir que no. Es imposible complacer a todo el mundo. Así que si tienes un día muy agitado y tu hermana te pide que la acompañes a elegir un vestido o tu amiga te pide que la acompañes a la peluquería, debes decirles que no. Esos planes son ideales para cuando estás más relajada, pero cuando no puedes, discúlpate y diles la verdad. No tengas miedo de decepcionarlas, ellas te comprenderán.

Elimina la energía negativa. Aléjate de las personas que se quejan de todo y de las que te dicen que no vas a poder hacer tal o cual cosa. No permitas que roben tu energía ¡la necesitas para terminar tus pendientes! Elimina también la flojera, recuerda que mientras más rápido empieces más rápido terminarás.

Soluciona lo antes posible. No dejes para el final las pequeñas tareas extra que van apareciendo durante el día. Una llamada de 5 minutos para solucionar un problema que se presentó o un pequeño desvío para ir a comprar algo que necesitas, no te va a robar mucho tiempo y te quitará de inmediato un peso de encima.
 
Haz primero lo que no te gusta. Si dejas lo más tedioso para el final, durante todo el día tendrás una vocecita en la cabeza que te recordará eso que aún no has hecho y eso te generará malestar. 

Recompénsate y relájate. Después de un día muy productivo y agotador, ¡tienes todo el derecho de tomarte un descanso! Así que date una ducha, lee un buen libro o pon tu programa favorito en la TV. Si puedes, regálate un masaje o una manicure.

Si te apreció útil este post, te recomiendo que leas también: Consejos para conciliar familia.

Cuéntame lo que piensas