text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo controlar y canalizar la ansiedad

25.07.2019

  • Autoayuda
Nuestras preocupaciones del día a día, pueden hacer que entremos en una etapa de ansiedad que no nos traerá nada bueno. Te cuento qué hago yo para vivir más tranquila. ¡Te aseguro que funciona!
La ansiedad es un mecanismo defensivo-adaptativo que nos protege del peligro, pues nos mantiene alertas y listas para reaccionar frente a riesgos y amenazas. 

Si nos sentimos ansiosas aunque no exista un peligro real, podríamos estar sufriendo un trastorno y debemos acudir a un especialista para que nos ayude. Pero, si esta ansiedad es consecuencia de nuestras preocupaciones del día a día, está en nuestras manos controlarla. 

Así que ¡tranquila! A veces la vida es complicada, pero todo tiene solución y siempre se puede empezar de nuevo. Si te sientes un poco ansiosa, pon en práctica estos consejos. Al principio parecerá difícil controlar la ansiedad, pero con paciencia y esfuerzo lo conseguirás y te sentirás mucho mejor: 

1.Controla tus pensamientos. Simplemente, no te lamentes tanto. Esto es una  cadena: lo que piensas influye en cómo te sientes, y cómo te sientes influye en cómo te irá en el día. Así que si "estás de malas", haz lo posible por cambiar de actitud y esfuérzate por salir adelante, verás cómo todo va mejorando.

2.Practica afirmaciones positivas. Todos los días, al levantarte, agradece por el nuevo día que empieza y piensa que será genial. Puedes hacerlo frente al espejo. ¡Funciona!

3.Respira profundo. Respirar te ayudará a relajarte física y mentalmente. Y esto, te ayudará a mantener la calma ante cualquier situación. Aquí te enseño una técnica buenísima para respirar: 

4.Medita. Está comprobado que la meditación consciente reduce significativamente los niveles de ansiedad y estrés. Hacerlo, es más fácil de lo que crees. Aquí te enseño cómo:

5.Acepta lo que está pasando. Lo mejor que puedes hacer es enfrentar la situación y tomar control sobre ella, pues huir solo te generará más ansiedad. Respira profundo, acepta y actúa.

6.No juzgues. Está comprobado que quienes deducen las intenciones de otras personas, tienen relaciones más conflictivas. Por más que queramos, no podemos saber lo que los demás tienen en la mente y en el corazón, y sacar conclusiones adelantadas solo genera más ansiedad. Así que si queremos vivir más tranquilas, debemos dejar de juzgar a las personas.

7.Expresa tus sentimientos. Esforzarte por controlar tus emociones por temor a parecer débil o preocupar a los demás aumentará más la tensión emocional y llegará un momento en el que explotarás. Tienes todo el derecho y es perfectamente normal que a veces te sientas triste o preocupada. Cuando eso pase, lo mejor que puedes hacer es liberarte.
Estos ejercicios te ayudarán: http://www.diariamenteali.com/nota/ejercicios_de_autoayuda

8.Aprende a ser asertiva. Siempre es bueno expresar nuestra opinión, pues nadie puede adivinar nuestros pensamientos. Si alguien hace algo que nos disgusta, lo mejor es que conversemos sobre eso. Guardarnos las cosas puede hacer que vivamos confundidas o resentidas y convirtamos un simple malentendido en un problema muy grande.

9.Vive lentamente. Es importante que aprendas a disfrutar cada momento. Evita el exceso de ocupación, organízate y prioriza aquellas tareas verdaderamente importantes. También, aprende a delegar, no tienes que hacerlo todo tú sola.  

10.Tómate tu tiempo. Para poder pensar claramente, debes alejarte de los problemas. Cuando te sientas abrumada o alterada, es necesario que te regales un tiempo a solas para reconectarte contigo. Así, podrás volver a tu vida diaria con la energía renovada.

11.Disfruta del presente. El pasado no se puede cambiar y el futuro aún no existe, así que es inútil que gastes energía preocupándote por algo que no puedes manejar. Si te cuesta enfocarte en el presente, esta técnica te ayudará:

12.Descansa. Duerme lo necesario y reserva un momento del día para descansar. El cuerpo humano necesita reponer energías día tras día. 

13.Mantente activa. La pasividad aumenta la ansiedad, así que gasta el exceso de energía que tienes haciendo deporte, paseando o jugando con tus hijos. Pueden salir a montar bici o a patinar, que además de ser muy divertido les traerá muchos beneficios:
14.Comparte y ríe. Cuando te sientas mal no te aísles, todo lo contrario. Conversar y reír con las personas que más quieres te ayudará a sentirte mejor. ¡Es la mejor terapia!

15.Cuida tu alimentación. Lo que comes influye en tu estado de ánimo. Disminuye el consumo de azúcar y almidón (así evitas que el nivel de azúcar en la sangre suba y baje e influya en tus emociones, provocando que éstas varíen aún más) y aumenta el consumo de frutas, verduras y alimentos ricos en minerales como el magnesio y el potasio. Comer equilibradamente y respetar el horario de las comidas mejorará tu salud física y emocional.

16.No busques salidas rápidas a la ansiedad. fumar, beber alcohol o tomar sustancias tranquilizadoras te perjudican más de lo que te ayudan, porque son adictivas y pueden afectar tu salud. Te pueden aliviar momentáneamente, pero cuando su efecto termine te sentirás peor que antes.

17.Enfrenta tus temores. Cuando te enfrentes a algo a lo que le temes, te darás cuenta de que ese miedo solo está en tu cabeza y eres tú quien lo controla. Si sientes que no puedes hacerlo por ti misma, busca ayuda profesional. Siempre intenta ver el lado positivo de las cosas y no dejes que te consuman los miedos.

18. Convierte tu ansiedad en energía positiva. La ansiedad puede ser aprovechada de forma sana como motor para la vida. ¡Canaliza esa energía desbordante y úsala en tu propio beneficio! Puedes ponerte a trabajar o crear nuevas ideas. Seguro los resultados te sorprenderán.

Recuerda que tú siempre tienes el control de tus emociones. Si la estás pasando mal trata de animarte y de enfrentar la situación con optimismo. Verás que poco a poco todo mejora. ¡Espero haberte ayudado!

Contenido gracias a:



Cuéntame lo que piensas