text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo elegir el color de las paredes

04.07.2019

  • Decoración
Cada cierto tiempo me provoca modificar la decoración de mi casa. Pensé en cambiar el color de la pared principal de la sala, así que visité algunas tiendas de mejoramiento del hogar.
Me quedé sorprendida con la gran variedad de colores de pintura que hay. La elección no fue fácil, pero felizmente, había conversado con una amiga decoradora y fui bien asesorada por el vendedor de la tienda. Ellos me hicieron algunas sugerencias que me permitieron hacer una elección acertada. 

Te cuento, hay dos preguntas que tienes que responder antes de elegir un color para la pared: ¿Qué sueles hacer en esa habitación? y ¿Qué es lo que quieres conseguir con la decoración? Una vez lo tengas claro, debes tener en cuenta que los colores causan diferentes efectos. Diversos estudios lo han comprobado: los colores vibrantes y llamativos dan energía, mientras que los fríos y oscuros relajan. 

Una vez que has elegido el color, tienes que ver cómo se ve con:

La luz
El color cambia según la luz que recibe. La luz de día acentúa los colores, la luz incandescente resalta las tonalidades cálidas y la luz fluorescente  los hace ver un poco más fríos y en tonos azulados. 
Muchas tiendas de mejoramiento del hogar tienen lámparas con focos con las que podrás probar cómo quedan las muestras de pintura con los diferentes tipos de luz.

El estilo
Otro factor que debes tener en cuenta es el estilo de la decoración. Si quieres un estilo clásico debes descartar los colores encendidos. Si quieres un espacio más moderno, puedes elegir tonos vibrantes.
Ten en cuenta que los colores fuertes compiten con los detalles de la decoración. Así que si tienes muchos adornos, para que no se vea muy recargado, lo mejor es optar por una pared en tonos neutros como blanco, beige o marrón, que combinan con casi todo. 

La atmósfera
Seguro en tu dormitorio quieres un ambiente tranquilo y relajante, que favorezca el descanso. Para lograrlo, deberás elegir tonos suaves y fríos (que son aquellos que van del azul al verde).
Si lo que vas a pintar es tu sala de estar y quieres crear una atmósfera relajada, elige tonalidades brillantes y cálidas que son las que van del rojo al amarillo. Si quieres un ambiente más formal, los colores neutros y fríos funcionarán a la perfección.

El terminado
Las pinturas tienen diferentes lustres. Un lustre con demasiado brillo hará que la pintura se vea totalmente diferente a uno mate.
La opción más segura es escoger un lustre satinado o semi mate. Si prefieres una pared con más personalidad, puedes elegir un terminado especial. También, podrás ponerle algún detalle con textura o jugar con diferentes colores y elementos decorativos como vitrales, cuadros y espejos.

La mejor forma de probar el color es comprar una muestra de pintura (en algunas tiendas las regalan) y pintar un pedazo de la pared. Otra opción es contratar a  algún pintor profesional y pedirle que lleve sus muestras de colores. 

Pintar las paredes es la forma más rápida y económica de remodelar, así que si no te sientes a gusto en el espacio en el que estás, no tengas miedo de probar nuevos colores. ¡Tal vez es tiempo de hacer un cambio! Un color vibrante puede hacer que tu hogar se llene de energía y se sienta cálido. 
No tienes que cambiar toda la decoración, pero cuida siempre la armonía. Si vas a cambiar el color de la pared, asegúrate que combine bien con todos los detalles.

¡Espero haberte ayudado!



Cuéntame lo que piensas