text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo hacer que tu bebé deje el pañal

27.06.2019

  • Bebés
¿Sientes que es tiempo de que tu bebé deje el pañal, pero no sabes cómo empezar el proceso? Descuida, aquí te dejo unas recomendaciones que me ayudaron mucho para que mi hijo dé este paso sin problemas.
  • Espera a que tu hijo esté preparado. No hay una edad mágica en la que los niños están listos para aprender a ir al baño solitos. La mayoría de ellos habrá desarrollado las habilidades físicas y cognitivas necesarias entre los 18 y los 24 meses, pero algunos no están listos hasta que tienen casi 3 años de edad o incluso 4. Si, después de intentarlo varios días, notas que a tu hijo le cuesta demasiado trabajo dejar el pañal, es mejor que esperen algunas semanas para volver a intentarlo. 
  • Planea cómo será el proceso. Antes de siquiera pensar en comprar un bacín o sillita de baño, es bueno que pienses y planees cómo quieres llevar a cabo el entrenamiento. Decide cuándo y cómo quieres empezar, piensa qué harás cuando tu niño tenga algún "accidente" mientras se acostumbra a dejar el pañal, y cómo sabrás si es mejor abandonar por el momento y volver a probar más adelante. Y aunque es bueno tenerlo todo planeado, debes recordar que debes ser flexible. No hay una ley o ciencia exacta, ni técnicas que funcionen para todos por igual.
  • Conversa con el pediatra. Tu niño podría empezar muy bien el proceso, pero luego retroceder uno o dos pasos. Conversa con su pediatra sobre lo que está sucediendo. También, con tus amigos cuyos hijos ya dejaron el pañal. Seguro ellos compartirán contigo secretos que los ayudaron en el proceso. Es importante también, que cuando tengas un plan definitivo converses con las personas que te ayudan a cuidar a tu bebé. Asegúrate de que puedan seguir el plan fielmente, excepto si hay retrasos y otros obstáculos, claro.
  • Ten paciencia y mantén la calma. Aunque a todos nos encantaría que nuestros hijos aprendieran a ir al baño solitos lo más rápido posible, esto puede llevar bastante tiempo. Es cierto que algunos niños aprenden en pocos días, pero para otros el entrenamiento dura varias semanas o hasta meses, sobre todo hasta que puedan dormir toda la noche sin pañales. No trates de apresurar a tu hijo ni dejes que otros lo hagan, permite que tenga tu propio ritmo y se acostumbre poco a poco. 
  • Motívalo. Recuérdale que use su bacín o cómprale el asiento especial para el inodoro y cuéntale que es especial para él. Puedes leerle cuentos, hay muchos con ilustraciones muy bonitas que cuentan cómo es este proceso. Recompénsalo cuando empiece a avanzar, tu hijo buscará en ti señales de aprobación, no lo desilusiones e incentívalo siempre a seguir intentando.
  • No exageres tus elogios. Si bien es importante que le recuerdes lo orgullosa que te sientes porque ya está creciendo, si lo elogias desmesuradamente lo puedes poner nervioso y aumentar su miedo de fallarte, lo cual puede provocar más "accidentes" y retrasos. 
  • No lo regañes. Es muy probable que tu hijo tenga muchos accidentes antes de que aprenda a usar su bacín a la perfección. No te enojes ni lo regañes cuando le gane la pipí o popó. Recuerda que hasta hace muy poquito tiempo tu hijito aún no había desarrollado completamente sus músculos, y por lo tanto no tenía el control necesario para lograr contener sus necesidades. 
Con el tiempo, tu pequeño se volverá muy competente, pero mientras esté aprendiendo, lo mejor que puedes hacer es limpiarlo calmadamente cuando se equivoque y sugerirle que la próxima vez trate de usar su bacín. 

Cuéntame lo que piensas