text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo identificar el pescado fresco

26.06.2019

  • Tips
El pescado es riquísimo, bajo en calorías y muy nutritivo. Sin embargo, consumirlo cuando está en malas condiciones puede poner nuestra salud en riesgo.
¡Nada más rico que disfrutar de un buen cebiche o algún plato marino en estos días de calor! El pescado es bajo en calorías y muy nutritivo, perfecto para preparar comidas ligeras y deliciosas. Pero, para que te queden perfectas debes asegurarte que esté en buen estado.

Así que antes de comprar pescado en el mercado o supermercado, debes identificar si está realmente fresco, para evitar poner en riesgo la salud de tu familia.

Estos son los signos de que un pescado está fresco:

* La piel del pescado debe ser brillante y viva.
* Sus ojos deben ser brillantes, transparentes y saltones.
* El músculo del pescado debe ser firme. Para comprobarlo, toca cuidadosamente la carne. Si al presionar vuelve a su sitio rápidamente, está fresco.
* Las agallas deben ser de un color rojo intenso. No escojas piezas con agallas de color gris o amarillento.
* El olor del pescado debe ser agradable y fresco a mar.
* En caso de tener escamas, estas deben ser brillantes y estar firmemente adheridas.

Además, ten en cuenta que el pescado fresco se debe comercializar siempre sobre una capa de hielo. De lo contrario, se corre el riesgo de comprar un producto en proceso de descomposición.

Cuando vayas de compras, lo más recomendable es que compres todo lo que necesitas para cocinar: abarrotes y verduras, y por último el pescado u otras carnes. Una vez que llegues a casa, si no lo vas a preparar inmediatamente, lo debes refrigerar. 

El pescado puede durar hasta dos días en la parte baja de la refrigeradora. Si no lo vas a preparar durante esos días, lo más recomendable es congelarlo, para que no se descomponga ni pierda sus nutrientes.

Para congelarlo, asegúrate de que le hayan retirado las vísceras y escamas. Luego, límpialo con un paño húmedo limpio, sin exponerlo al agua directamente. Córtalo en trozos o filetes y guárdalo en una bolsa de plástico transparente o en un recipiente que cierre herméticamente.

El tiempo máximo de congelación recomendado para los pescados azules (bonito, jurel, caballa) es un mes, mientras que para los pescados de carnes blancas hasta dos meses.

Ten en cuenta estas recomendaciones y disfrutarás al máximo de las delicias que nos regala el mar.




Cuéntame lo que piensas