text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo limpiar un sofá

04.10.2019

  • Limpieza
Los sofás y las sillas no sólo son muy susceptibles al polvo y a las manchas superficiales, sino que, además, es muy fácil que la suciedad penetre en las fibras. Aunque no puedas verlas, están ahí. Así que, por cuestiones de limpieza e higiene, es muy importante saber cómo cuidar y limpiar los muebles y tapizados y hacerlo con frecuencia.
Por cuestiones de limpieza e higiene, es muy importante saber cómo cuidar y limpiar los muebles y tapizados y hacerlo con frecuencia.

Si los almohadones de tus sillones y sillas son desmontables, limpiarlos es bastante fácil. Se introducen en la lavadora siguiendo las instrucciones del fabricante, o puedes llevarlos a la lavandería cada 6 meses.  

Si las fundas no son desmontables, vas a necesitar algunos productos de limpieza para tapizados. Acá te enseño cómo limpiar de modo rápido y efectivo.

Si bien los productos para limpiar tapizados los encuentras en cualquier supermercado, también puedes usar  otros elementos que tienes en casa:

  1. Jabón para ropa delicada y agua tibia. Asegúrate de batir bien la mezcla hasta formar espuma.
  2. El vinagre blanco también es muy efectivo para limpiar manchas superficiales, pero después de usarlo, te conviene usar un poco de agua con jabón para asegurar una limpieza profunda. 
  3. Las toallitas húmedas para bebés también son una buena opción para limpiar manchas pequeñas. Los productos que éstas tienen no son nocivos y las toallitas son relativamente secas y no dañarán el material.

Lo primero que debemos hacer es, aspirar el sofá con el tubito que se acopla en la aspiradora. Debemos aspirar todos los pliegues y esquinas para sacar el polvo y otros desechos. Luego aplicamos la mezcla de jabón con agua tibia y usaremos una esponja o un cepillo suave, para no dañar el tapiz. Lo aplicamos con movimientos circulares siempre de arriba hacia abajo.

No es bueno que quede espuma en el sofá porque podría decolorarlo, lo mejor es sacarla con una espátula de plástico, luego pasamos un trapo limpio mojado con agua fría para aclarar el resto de la superficie del sofá.

Por último dejaremos que el sofá se seque al aire abriendo todas las ventanas, también se puede utilizar una secadora de cabello  o ventiladores que apunten al sofá, de éste modo, en pocas horas lo tendremos seco.

Una última recomendación, procura hacer la limpieza del sofá en verano, ya que ayudará al secado dado que no hay  tanta humedad.

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas