text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo mantener tu casa limpia con el menor esfuerzo posible

20.09.2019

  • Limpieza
A todas nos pasa: posponemos las tareas de limpieza hasta que llega el día inevitable en el que tenemos que hacerlas todas juntas. Aquí te cuento qué puedes hacer para mantener tu casa limpia y ordenada sin abrumarte.
Voy a compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a mantener tu casa bajo control. Lo mejor de todo, es que no tendrás que hacer mucho esfuerzo, ahorrarás tiempo y todos los días te irás a dormir tranquila en tu casa limpia y ordenada.

1.  "Si lo tocas, lo ordenas"
Debes mantener como regla que "si lo tocas, lo ordenas"'. Por ejemplo, si usas un plato, lávalo inmediatamente, no lo abandones en el lavadero. Si te cambias de ropa, deja las prendas sucias en la cesta que le corresponde, no dejes que se forme un cerro de ropa en una silla. Si usas la pasta de dientes, le pones la tapa después de usarla. Si se acabó el papel higiénico, pones un rollo nuevo, etc. Haciendo esas pequeñas cosas en el momento que debes hacerlas, evitará que las tareas se acumulen y te ayudará a mantener el orden.

2. Menos es más
Cuanto menos acumules, mejor. Si guardas demasiadas cosas en las estanterías y vitrinas se acumulará ahí el polvo y lo tendrás que limpiar. Conviértete en seguidora de la decoración minimalista y no guardes nada que no vayas a usar.  

3. Aprovecha los tiempos muertos
Un día, toma el tiempo que te toma hacer cada tarea. Seguro te sorprenderás al darte cuenta de que es menos que lo que piensas. Además, al saber cuánto tiempo te toma cada cosa, podrás aprovechar los tiempos muertos para hacerlas. Por ejemplo, si acabas de dejar algo en el horno y va a demorar en estar listo, aprovecha esos minutos para aspirar los cuartos, meter la ropa en la lavadora, limpiar el baño o sacarle el polvo a los estantes. Esto te va ayudar no solo a mantener la casa limpia, sino también a planificar mejor tus días y sacarle el máximo provecho al tiempo.

4. Mantén los productos de limpieza en un solo lugar
Ten a la mano tu kit de limpieza, que puede ser un balde en el que guardes todos los productos que necesitas para limpiar las habitaciones. Puedes tener uno para cada habitación, o si vives en una casa grande, tener uno para cada piso.

5. Hazlo divertido
Compra productos bonitos y divertidos para usar mientras limpias: un delantal con un lindo estampado, guantes de tu color favorito, un plumero de colores alegres, etc. Hay tiendas de decoración que venden productos muy originales, útiles y con lindos diseños. Puedes darte una vuelta por ellas y comprar todo lo que te guste. 

¡Y no te olvides de poner música! Crea una lista con las canciones que te ponen de buen humor y ponlas cuando limpies. Puedes bailar un rato con la escoba y otro con el plumero. Vas a ver cómo te diviertes, quemas calorías ¡y mantienes tu casa limpia!

6. Crea tu propio plan de limpieza
Uno de los trucos para evitar dejar todo para después es planificar las cosas. Al empezar el día, haz una lista de todo lo que tienes que hacer y anda poniéndole check a lo que vas haciendo. También, puedes comprar o hacer tú misma un calendario de limpieza para pegarlo en el refrigerador o la puerta de la cocina o lavnadería. En él podrás ordenar las tareas. Pon la lista de las tareas que harás una vez al día, las que harás una vez a la semana, y las que harás  vez al mes. Así, no tendrás que esforzarte en recordarlas sino simplemente hacerlas.

¡Espero haberte ayudado!

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas