text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo quitar las arrugas de las prendas de lana

26.06.2019

  • Planchado
Las prendas de lana se arrugan menos que las de otras fibras, pero siempre es bueno darles una planchadita antes de usarlas. Especialmente, cuando han estado guardadas por mucho tiempo. Aquí te cuento cómo hacerlo:
Me encanta la lana porque, además de abrigar riquísimo, dura muchos años. Tengo chompas, ponchos, bufandas y gorros tejidos que uso año tras año. Ahora que empieza a hacer más frío, estoy sacando la ropa de lana que tengo guardada, para lavarla y plancharla. 

Cuando las prendas de lana han estado guardadas por mucho tiempo se arrugan un poquito. Aquí te cuento qué debes hacer:

1. Cuélgalas. Las arrugas en la lana desaparecen fácilmente, así que, de repente, solo es cuestión de colgar las prendas. Hazlo al menos 24 horas antes de usarla. Usa perchas de madera o plástico pues las de alambre pueden causar marcas y bultos en la tela. 

2. El vapor es un gran aliado. Si las arrugas son persistentes, este truco te ayudará. Antes de bañarte, cuelga la prenda en un toallero cerca de la ducha. Cuando termines de ducharte, deja la prenda dentro del baño con vapor por unos 20 minutos. Verás cómo desaparecen las arrugas.
  
3. Plancha a baja temperatura. Coloca la prenda que vas planchar al revés (así evitarás sacarle ese molesto brillo que a veces deja la plancha). Luego, sobre la prenda coloca un paño de algodón blanco (puede ser un polo, un secador o una sábana). Y, con el vaporizador, rocía un poco de agua sobre el paño y plancha. El truco es que en lugar de mover la plancha hacia adelante y hacia atrás, debes presionarla un poquito, luego levantarla, después volver a presionar y así sucesivamente.

Para evitar arrugas en la lana:
  • Saca las prendas de la lavadora apenas termine el proceso de lavado. Si las dejas húmedas dentro del tambor, los pliegues y marcas se fijarán.
  • Al lavar, utiliza un detergente suave y adecuado para el tejido. Si usas lavadora, elige Bolívar con suavizante, que es respetuoso con las fibras de la ropa y las mantiene en mejor estado, evitando el desgaste y facilitando el planchado.
  • Si lavas a mano, usa suavizante libre enjuague. Utilízalo después de aclarar el detergente y siempre en la justa medida, pues si empleas mucho suavizante, la prenda se quedará apelmazada, lo que facilitará que las arrugas se queden más marcadas.
  • No retuerzas ni estires las prendas para escurrirlas. Apriétalas pero sin deformarlas, empezando por la parte superior y terminando en la inferior. De esa forma, el agua irá escurriendo hacia abajo sin necesidad de maltratar la prenda.
  • Al colocar la ropa para que se seque, procura devolverle la forma. Cuando se lavan las prendas de lana o de punto, suelen perder algo de su forma, así que es conveniente dejarlas bien estiradas y colocadas, para que se sequen manteniendo su hechura.
  • Si no vas a planchar la prenda inmediatamente, una vez seca, dóblala cuidadosamente para que no se arrugue.
¡Cuéntame tu secreto para conservar las prendas de lana!

Cuéntame lo que piensas