text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo saber cuando los huevos están frescos

01.07.2019

  • Tips
Es muy importante que aprendamos a reconocer cuando los alimentos están frescos. En algunos casos es muy fácil, solo debemos prestar atención a su textura, color y aroma. Pero, ¿qué pasa con los huevos?
El huevo es uno de los alimentos que consumimos a diario. Está presente en casi todas las recetas y nos salva de cualquier apuro. Por eso, muchas veces compramos una gran cantidad y los guardamos. El problema está en que, como todos los alimentos, se mantienen frescos solo durante un tiempo.

Una técnica sencilla para saber si el huevo está apto para el consumo es sumergirlo en un recipiente con agua fría. 
Si está fresco, se hundirá. 
Si se hunde pero se levanta un poquito y queda de pie, es señal de que ya no está tan fresco, pero aún lo puedes consumir.
Si flota, lo más conveniente es que no lo uses, ya que podría estar podrido.
Este truco se basa en la estructura interna del huevo, llamada cámara de aire. Conforme pasan los días, parte del agua que está en el interior del huevo se va evaporando a través de los microporos de la cáscara. Esto hace que aumente la cámara de aire del interior del huevo. A mayor cantidad de aire, más flota el huevo, y esta es la clara señal de que han transcurrido muchos días desde su puesta.


Si ya lo has abierto, un truco para saber si está fresco es ver la yema. Ésta siempre debe ocupar la parte central. Cuanto más viejo es el huevo, la yema se presenta más ladeada. 

Otro truco para cuando vas a freir el huevo es ver la clara. Si se dispersa demasiado al echarlo en la sartén, es señal de que no está fresco.

¡Cuéntame cuál es tu secreto!

Cuéntame lo que piensas