text.skipToContent text.skipToNavigation
Cómo vender tu negocio a los inversionistas

28.06.2019

  • Emprendimiento
Sacar adelante tu propia empresa o negocio al principio no es nada fácil, pero con el tiempo verás que te trae muchas satisfacciones.
A veces tenemos una gran idea, pero no tenemos el dinero suficiente para desarrollarla. Si ese es tu caso, puedes buscar un socio inversionista que aporte el capital necesario y/o se encargue de la parte financiera.

Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a vender tu idea de negocio a los inversionistas:
  1. Tu idea es importante pero tú eres más importante que esa idea. Trabaja en tu seguridad personal, porque solo alguien seguro de sí mismo podrá vender bien su idea. Si tienes miedo a hablar en público o tienes dificultad para expresarte, es hora de trabajar en ello. Otro punto muy importante es tu presentación personal, que debe ser impecable. Tu imagen debe respaldar tu capacidad, conocimientos y experiencia.
  2. Plantea tu proyecto como una solución a un problema existente. Toda empresa o negocio se basa en satisfacer una carencia concreta. Por lo tanto, identifica cuál es la que tú tratas de satisfacer, solucionar o cómo deseas aportar felicidad a los potenciales clientes. Explica cómo tus productos o servicios mejorarán la calidad de vida de tus consumidores.
  3. Haz un cronograma de acciones. Tener todo planeado y organizado te ayudará a ordenarte y dar una buena impresión. Identifica y define cada una de las actividades que componen tu proyecto y cuánto tiempo te demorará realizar cada una. Es muy importante que sepas cuánto dinero necesitarás para cada actividad. Recuerda que mientras más detalles, mejor para el inversionista.
  4. Conoce bien a tus inversionistas. Presenta tu idea de negocio a personas a las que realmente les pueda interesar. Es decir, que estén involucradas en el rubro en el que quieres desarrollar tu empresa. Por otro lado, busca alguien con quien te lleves bien. Recuerda que esta relación de socios es a largo plazo, por lo que ambos deben tenerse confianza.
  5. Conoce bien a tus potenciales clientes. Además de tener claro qué quieres hacer, debes tener claro a quién te vas a dirigir. Define tu público, pues no es lo mismo ofrecerle un producto a 20 personas que podrían comprarlo, que a 10 mil. Cuando converses con tu posible socio, muéstrale evidencias que comprueben la efectividad de tu idea. 
  6. Los números son importantes. Usa siempre estadísticas, porcentajes, haz cálculos y proyecciones. Tu idea puede ser linda e ingeniosa, pero si no va a ser rentable, ni a ti ni al inversionista les va a convenir desarrollarla. No tener claro esto te hará perder credibilidad. Recuerda que hay una diferencia entre un soñador y un empresario.
  7. Define claramente la participación del inversionista en la empresa. Puedes encontrar un inversionista que te preste el dinero que necesitas o uno que quiera tener una parte de las acciones de la empresa. Ten en cuenta que si sucede esto último, se convertirá en tu socio y tendrá derecho a participar en la toma de decisiones estratégicas. Debes evaluar los pros y contras de cada alternativa para poder definir claramente qué tipo de inversionista buscas y qué estás dispuesto a entregar a cambio.
Lo más importante, siempre, es que creas en ti y en tu idea. El inversor notará tu entusiasmo, pasión y tus ganas de trabajar y eso te ayudará a venderle tu propuesta. Recuerda que si bien es importante que estés ilusionado, no debes dejar de ser realista. Tener claro los pros y contras del negocio te ayudará a generar confianza en el posible inversor. Seguro encuentras pronto al que necesitas. ¡Éxitos!

Cuéntame lo que piensas