text.skipToContent text.skipToNavigation
Conoce cómo ganar más, gastando menos

03.09.2020

  • Emprendimiento
Si hablamos de repostería, haciendo cosas muy simples podrás sacarle el máximo provecho a los insumos y así ganar más. Aquí te cuento cómo puedes hacer para estandarizar tus procesos y, como consecuencia, reducir tus costos:
A medida que tu negocio va creciendo te vas a ir dando cuenta de que cuanto más produces, menos te cuesta producir cada unidad. Para lograr esto, es muy importante que estandarices tus procesos. Aquí te cuento porqué:

Estandarizar tus procesos es simple. Se trata, sencillamente, de que sepas la cantidad exacta de ingredientes y tiempo que necesitas para hacer cada uno de tus productos. Así, podrás saber el costo real de cada uno de ellos y esto te servirá para fijar los precios y planificar mejor el futuro de tu negocio. 

Si hablamos de repostería, haciendo cosas muy simples podrás sacarle el máximo provecho a los insumos y así ganar más. Aquí te cuento cómo puedes hacer para estandarizar tus procesos y, como consecuencia, reducir tus costos:

Compra la cantidad necesaria de ingredientes. Para empezar, debes planificar la compra de ingredientes de acuerdo con la producción de tortas, kekes, galletas o lo que vayas a hacer. Puedes hacerlo una vez a la semana, de acuerdo a los pedidos que tengas. Poco a poco podrás tener mayor capital y más clientes y comprar al por mayor, lo que también te ayudará a reducir costos. 

Comprar al por mayor, no siempre es lo mejor. Si recién estás empezando, lo mejor es que compres solo lo que necesitas. Acumular ingredientes en la despensa por mucho tiempo puede hacer que se malogren, y esto más que ganancias te traerá pérdidas. 

Las listas son tus aliadas. Debes tener una lista de tus pedidos y, a partir de ella, hacer otra lista con lo que necesitas para hacerlos. Tómate el tiempo para hacerla las listas, así cuando vayas a comprar ya sabrás lo que necesitas y no perderás el tiempo.

Compra los mejores ingredientes. Comprar ingredientes de menor calidad para ahorrar no es lo más recomendable. ¿Por qué? Porque la calidad de tu producto bajará, los clientes se darán cuenta y probablemente no te vuelvan a elegir. En la repostería es especialmente importante ofrecer productos de gran calidad.

Sé precavida. Al comprar lo que necesitas, incluye un extra por si acaso. Por ejemplo, harina, huevos y margarina son ingredientes que siempre necesitarás, así que asegúrate de que no te hagan falta. 

Estandariza tus procesos.  Se trata, simplemente de determinar las medidas justas de ingredientes y de tiempo que necesitas para hacer cada uno de tus productos. Sabemos que en la repostería podemos ir mejorando, así que puedes hacer varias pruebas y, cuando sientas que te ha salido perfecto, apuntar bien cómo lo hiciste, en cuánto tiempo, etc. Así irás mejorando tu técnica y tu producto será estandarizado. Es decir, siempre tendrá las mismas características y el mismo sabor. Esto es muy importante para mantener satisfechos a tus clientes.

Sácale el máximo provecho a todo.  Por ejemplo, si tienes en el horno un keke y tienes espacio para algo más, puedes hornear cupcakes o galletas. Otra opción es aprovechar el espacio y los recursos para experimentar y hacer pruebas de algún nuevo producto.

Saca bien el costo de cada producto. Cuando hagas cálculos para saber el costo de cada producto, no olvides incluir la luz, el gas o electricidad que consume el horno, el empaque, y todo lo que has necesitado para hacerlo.  Saber el costo real es muy importante para fijar el precio.

Ser organizada y planificar tus actividades con tiempo es muy importante si tienes un negocio de repostería, pues así podrás sacarle el máximo provecho a tu inversión y aprovechar mejor tu tiempo. ¡Verás que así tu negocio crece más rápido!