text.skipToContent text.skipToNavigation
Consejos fáciles para que tus zapatos duren más

04.07.2019

  • Organización
En este artículo distribuído por The New York Times Syndicate, Martha Stewart da consejos para que los zapatos duren más
Antes de empezar a usar los zapatos
Pida a un zapatero poner protectores a zapatos con suela de cuero. Esas pequeñas piezas de goma protegen las suelas y evitan que el agua penetre el cuero.

Asegúrese de impermeabilizar zapatos de cuero y de gamuza. Rociadores de silicona ofrecen una mejor impermeabilización y son muy buenos para usar en botas pesadas que deben soportar la furia de los elementos. Esos rociadores suelen oscurecer cueros y dejan un residuo aceitoso. Por lo tanto, para cueros más delicados, gamuza o inclusive zapatos de lona, use rociador sin silicona. Quite toda suciedad del calzado antes de rociarlos, y déjelos secar durante la noche.

Mantenimiento
Limpie y proteja sus zapatos, sin importar el material.

Cuero: Pula los zapatos de cuero a la tercera o cuarta vez que los use. Aplique crema de zapatos con un cepillo de pelo de caballo. Deje que la pomada se asiente, y luego lustre los zapatos con un trapo de algodón suave. Con el transcurso del tiempo, la cera de lustrar opacará el brillo de los zapatos y bloqueará los poros del cuero. Para eliminar ese residuo, use un solvente destinado a diluir manchas de aceite. Aplique siguiendo las instrucciones del fabricante. Tras la limpieza, aplique rociador para impermeabilizar el calzado. Una vez los zapatos se hayan secado, lústrelos una vez más para restaurar los aceites.

Gamuza: Quite con cuidado el polvo de la superficie de los zapatos usando un cepillo de nailon. Con un trapo suave de algodón, aplique un limpiador hecho específicamente para la gamuza. Cubra completamente la superficie de los zapatos. Una vez los zapatos queden secos, use el cepillo para restaurar el pelo. Goma de borrar para gamuza puede ser usada para eliminar rayas.

Cuero de charol: A fin de mantenerlo limpio y suave, use rociador para pulir muebles. Para un ocasional arreglo rápido, usted puede restablecer el brillo de los zapatos de charol pasando un trapo suave de algodón impregnado de limpiador de vidrios que contenga amoníaco.(Tal vez convenga invertir en un limpiador especial de charol, que no secará los zapatos).

Más consejos para mantener el calzado
- No use sus zapatos en días consecutivos. La humedad de sus pies podría dañar el cuero y alterar su forma. Deje los zapatos durante un día en un sitio bien ventilado antes de ponerlos nuevamente en el depósito o de volver a usarlos.

- Mantenga a sus zapatos libres de polvo, que pueden dañar el cuero al secarlo, o al atrapar humedad. Haga una buena limpieza de su armario una vez cada cuatro meses, aproximadamente.

- Limpie zapatos que están embarrados o gastados. Use un limpiador de cuero suave, tal como Lexol-pH (limpiadores en base a aceite dejan un residuo pegajoso). Usted puede limpiar algunas manchas por su cuenta, dependiendo del tipo de mancha o de su gravedad. Los algodones para bebés son muy buenos para eliminar rayas oscuras de los zapatos de cuero. Para manchas de agua en gamuza, use una goma de borrar para gamuza, o toque levemente con un trozo de esmeril, pero hágalo con cuidado para no afectar el grano de la gamuza.

Almacenamiento
Mantenga los zapatos en un área seca, libre de polvo y de la luz directa.

Use bolsas de franela para los zapatos. Evite los envases de plástico, pues no permiten que circule el aire en torno a los zapatos, causando moho o sequedad en el cuero. Tampoco convienen las cajas de cartón, pues atrapan la humedad y permiten el enmohecimiento del cuero. Algunos zapatos vienen con bolsas de franela, pero usted puede comprarlas en un negocio donde reparan zapatos.

Use hormas de zapato para mantener la forma y controlar los olores y la humedad. Para zapatos resistentes, como los zapatos de vestir de los hombres, use hormas de cedro. El cedro absorbe de manera natural la humedad y los olores. Para zapatos delicados de mujer, use hormas para la punta. Esas hormas son muy adecuadas para zapatos puntiagudos y otros estilos que pueden perder su forma.

Use hormas para botas a fin de mantener en buen estado sus botas de cuero o de gamuza.

Cuidado profesional
Reemplace las suelas cuando estén gastadas. Antes de ir al zapatero, tenga en cuenta el valor de su calzado. Tal vez no tenga sentido gastar 70 dólares a fin de poner suelas a un par de zapatos que cuestan 40 dólares.

Reemplace los tacos. Si usted se rompe un taco o decide cambiar el aspecto de sus zapatos, su zapatero puede aumentar o disminuir el alto de sus zapatos hasta 1,5 centímetros cuando pone nuevos tacos. Un zapatero también puede dar a su taco un estilo diferente. - Ajuste el tamaño. Si sus zapatos le aprietan, pueden ser estirados hasta medio punto. Algunos zapateros pueden ajustar un par de botas que estén flojas.

Tiña el cuero. Es una gran manera de dar nueva vida a zapatos viejos. En general, conviene teñir a los zapatos para que tengan un tono más oscuro. No conviene teñir algunos cueros delicados, como la gamuza.

© 2018  Martha Stewart


Cuéntame lo que piensas