text.skipToContent text.skipToNavigation
Consejos para aprender a meditar

20.09.2019

  • Autoayuda
Ya te he contado los beneficios que trae meditar diariamente. Ahora, te voy a dar algunos consejos para que te sea fácil empezar y continuar hasta que se vuelva un hábito:
Antes de meditar:
  1. Asegúrate de estar alerta. Una mente alerta te ayudará a sacar el mayor provecho a la meditación. Evita consumir alcohol por al menos 24 horas antes para que estés al 100%. También, espera dos horas después de haber comido o una hora después de haber tomado café. Puede ser más fácil al principio meditar con el estómago vacío. 
  2. No fumes antes de meditar. Si lo haces, es mejor esperar media hora antes de empezar. 
  3. Usa algo cómodo. Quítate los zapatos y afloja tu ropa para que nada te apriete o moleste.
Prepara el espacio:
  1. Escoge un lugar tranquilo. Necesitarás asegurarte de que tengas paz y tranquilidad a tu alrededor cuando empieces a aprender a meditar. Esto es crucial para tu éxito.
  2. Es importante que estés cómodo, pero no tanto. No intentes meditar en un lugar en que acostumbres dormir, por ejemplo, pues no te permitirá mantenerte alerta.
  3. Desconecta o pon en silencio todos los teléfonos.
  4. Haz que tu lugar sea agradable. Usa velas con aroma, pon un bouquet de flores, incienso o algo agradable que pueda ser un pequeño toque para mejorar tu meditación.
  5. Baja las luces o apágalas por completo si vas a usar velas. Al salir de tu meditación, es mejor que no te encuentres con luces muy brillantes.
  6. Usa una silla de espalda recta para que te sientes derecho. O usa unos cojines o almohadas para darle soporte a tu espalda y cabeza. Si estás meditando al aire libre, siéntate contra un árbol, una pared de un jardín o algún lugar cómodo. Si prefieres sentarte en posición de medio loto o loto, hacerlo en un zafu (cojín de meditación), es una buena opción.
Empieza a meditar:
  1. Quédate quieta en la posición que elegiste. Sé consiente de tu respiración. Cada vez que tus pensamientos se vayan a otro lado, regresa a tu respiración.
  2. Respira profundamente. Busca estar consciente de las diferentes sensaciones físicas que estás experimentando mientras respiras. Nota cómo tu cuerpo se expande con una inhalación y se contrae con una exhalación. Siente la respiración entrando por tu nariz, saliendo por tu boca y analiza cómo se siente en otras partes de tu cuerpo. Nota la quietud a tu alrededor y después de cada respiro.
  3. Concentrarte será difícil si eres nueva en esto. Intenta mantenerte enfocada, pero ten paciencia. Una y otra vez deja ir los pensamientos y regresa a tu respiración y al momento presente.
  4. El enfoque puede aumentar si usas un método que te ayude a callar la charla interna. A algunas personas les sirve contar. Se enfocan en contar en lugar de en otros pensamientos. Cuenta cada exhalación hasta diez, luego regresa al uno. Cada vez que tu mente divague, regresa a contar de nuevo. Nunca cuentes de más, pues es posible que en lugar de enfocarte en la respiración, te enfoques en contar, y ese no es el objetivo.
  5. No esperes demasiado. No te frustres si no logras concentrarte de inmediato. Aprender a meditar te puede tomar días, semanas o meses. Sé persistente, pues llegará un momento en el que tu consciencia cambiará y querrás más de esta experiencia.
  6. Puedes aumentar tus posibilidades de éxito meditando con alguien más o en grupo. Es mejor encontrar a alguien con más experiencia para que te guie.
  7. Medita a diario. Una meditación corta a diario es más productiva que una meditación más larga pero menos frecuente. 10 minutos al día son mejores que 60 una vez a la semana, porque te ayuda a establecer el hábito.

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas