text.skipToContent text.skipToNavigation
Consejos para lograr que los niños duerman a su hora

25.06.2019

  • Bebés
Lograr que los niños se vayan a dormir a la hora que deben, puede convertirse en una lucha cotidiana. A veces, quieren seguir jugando, otras veces, no quieren quedarse solos en su habitación. ¡Les sobran las razones para resistirse a dormir!
Descansar es necesario para el desarrollo físico, emocional, cognitivo y social de los niños. Un recién nacido debe dormir 16 horas al día. Y a medida que va creciendo, el tiempo de descanso se va reduciendo. Un bebé, a los 3 meses debe dormir 15 horas diarias, al cumplir un año debe dormir 14 horas diarias, a los 2 años 13 horas, a los 5 años 11 horas, a los 9 años 10 horas y así... 

Dormir poco puede perjudicar la salud y el humor de los pequeños. Y también, nos afecta a nosotros los padres, que muchas veces después de tener un día agitado tenemos que hacer un esfuerzo extra para que nuestros hijos cumplan su horario... Y esto, lógicamente, puede hacer que perdamos la paciencia.

Si tus hijos se resisten a dormir a su hora, estos consejos de expertos te ayudarán:
  • Crea una rutina de sueño. Es muy importante que todas las noches antes de dormir sigan una serie de actividades. Puedes darle un baño (algo muy recomendable, además, porque lo relaja), ofrecerle un biberón de lech y, leerle un cuento. La creación de un ritual ayuda a la creación del hábito y a conciliar el sueño.
  • No lo mandes a la cama como castigo. Esto no lo debes hacer nunca, porque así asociará la cama con algo "malo". Lo que sí es conveniente, es que tu hijo pase tiempo en su dormitorio durante el día, para que no lo asocie solo con el momento de dormir.
  • Horarios fijos. Crear una rutina implica que la hora de acostarse y la de levantarse sea la misma todos los días. Contar con horarios fijos facilitará que tu hijo acepte sin protestar irse a la cama a su hora.
  • Atención con los días de descanso. Durante las vacaciones y feriados dejamos que nuestros hijos se acuesten y se levanten más tarde. Todo bien con esto, pero es recomendable que cuando se vaya acercando el inicio de clases, vayamos volviendo a la rutina.
  • ¡Que libere energía! Para que duerma a su hora y descanse, lo mejor es que tu hijo llegue al final del día cansado y relajado. Por eso, es bueno que realice actividad física, que juegue al aire libre, corra o haga algún deporte.
  • Evita la televisión y los videojuegos. Para que tu hijo se relaje, debes evitar que al final del día haga actividades que lo puedan excitar, como jugar videojuegos y ver televisión. Lo recomendable es que leas un cuento con él. Luego, apagues la luz y lo dejes solo en su habitación. 
  • Atención con la luz. Para crear la atmósfera ideal para el descanso, cierra bien las ventanas con persianas o cortinas gruesas. Es conveniente que dejes alguna luz tenue, para evitar que tu hijo tenga miedo de quedarse solo.
  • Evita darle azúcar. La alimentación también influye en la calidad del sueño del niño. Mejor es evitar el exceso de azúcar después del mediodía.
  • Acompáñalo. Es importante que tu hijo se acostumbre a dormir solo, sin que estén presentes sus padres. Pero, si lo acostaste y saliste de la habitación y él vuelve a levantarse, es recomendable que lo acompañes a su cama y lo calmes.
Verás que con esto, poco a poco, todos en tu casa descansarán plácidamente. ¡Espero haberte ayudado!

Cuéntame lo que piensas