text.skipToContent text.skipToNavigation
Crea el espacio de estudio ideal

28.08.2019

  • Organización
Nuestros hijos pasan gran cantidad de horas estudiando. Para que aprovechen mejor su tiempo es importante que tengan un área de trabajo acogedora y ordenada en la que puedan concentrarse y realizar sus tareas a gusto. Aquí te cuento cuáles son las claves que te ayudarán a crear un espacio de estudio ideal:
Iluminación. De ser posible, ubica el escritorio cerca de una ventana para que reciba luz natural. Complementa con iluminación puntual, puedes colocar una lámpara de mesa o instalar luces debajo de muebles o repisas altas.

Escritorio. Si la habitación es pequeña, elige los que tienen ruedas, que facilitan el traslado. Otra opción es un esquinero, que aprovecha el espacio al máximo. La superficie de la mesa o tablero de trabajo es mejor que sea mate o satinada para que la luz no se refleje en ella y ocasione problemas oculares al niño, como por ejemplo vista cansada.

Muebles auxiliares. Las mesas extensibles o plegables son siempre de gran ayuda, especialmente en espacios pequeños. Hay algunas muy lindas que tienen un vinilo tipo pizarra en el que los niños pueden escribir sus ideas.

Medidas. Deben tener espacio suficiente para trabajar sin problemas. El largo mínimo del tablero es 80 cm. La altura del escritorio debe estar acorde con la altura del niño. Para niños pequeños puede ser entre los 60 y 70 cm de alto, para niños más grandes y adolescentes, elige un escritorio de 75 cm de alto.

Sillas. Es muy importante que el niño tenga una silla confortable que le permita adoptar una buena postura. Las ergonómicas ofrecen un gran apoyo para la espalda, brazos y pies. Así, la postura  del cuerpo es activa y natural pero sin tensiones.

Organización. Completa la zona de estudio con estantes en los que puedan ordenar sus libros, cuadernos, diccionarios y otros elementos que puedan necesitar. Así, sabrán donde encontrarlos cuando los necesiten y no se distraerán ni perderán demasiado tiempo.

Seguridad. Si tu hijo tiene menos de 6 años, elige una estantería que se apoye en el piso y que tenga entre 50 y 70 cm de alto. Así, tendrá fácil acceso a sus libros y no correrá el riesgo de caerse al tratar de alcanzar un mueble alto.

Saca provecho al espacio. Cuando la zona de estudio es de dimensiones reducidas, debes "pensar en vertical" y aprovechar las paredes para poner libreros en lo alto. No debes olvidar las esquinas, que muchas veces desaprovechamos. Ese pequeño espacio puede ser de mucha ayuda.

Espacio para dos. Cuando la habitación es compartida entre dos hermanos es fundamental organizar el espacio para que cada uno disponga de su propia zona de estudio sin invadir la del otro. Una buena opción es poner un tablero largo (1.50 cm) con 2 sillas. 

Multifuncional. Puedes mandar a hacer un mueble multifuncional a medida. Algunos son cama + escritorio y por si fuera poco tienen zona de almacenaje. ¡Son practiquísimos!

Decoración. Para darle el toque lúdico al espacio, juega con las formas. Puedes colocar repisas curvas, circulares o de líneas rectas de manera escalonada. Para que no luzca sobrecargado, el escritorio, la estantería y la pared deben ser de tonos claros. Incluye pequeños toques de colores vivos como una silla azul, un cojín verde limón, etc.

Recordatorios. Un corcho o una pizarra acrílica, de corcho o imantada, son tan decorativos como utilitarios. ¡Son súper útiles para recordar las tareas pendientes! Además, puedes poner en ellos frases alentadoras para que los niños se sientan motivados.

Complementos. Entre menos adornos pongas en el escritorio, más ordenado y limpio se verá y eso favorecerá a la concentración. No olvides poner una papelera cerca del escritorio para que todo lo que no sirva se vaya para allá de inmediato y sea más fácil mantener el orden.

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas