text.skipToContent text.skipToNavigation
Decorando el cuarto del bebé

05.07.2019

  • Decoración
El espacio en el que tu bebé va a descansar debe ser cálido, agradable, estimulante y cómodo. Aquí te dejo algunos consejos de decoración para que la habitación de tu bebé sea bonita y segura:
Colores. Ahora existen muchas más opciones para pintar las paredes que el clásico color celeste para los niños y el rosado para niñas. Puedes elegir el color que desees, pero ten en cuenta que los colores bajitos crean una atmósfera de tranquilidad. Elige un color beige o amarillo pastel que combinan bien con todo tipo de decoración y dan calidez al ambiente.

Iluminación. Se aconseja poner en el cuarto del bebé dos tipos de lámparas, una en el techo y otra en una de las paredes del cuarto, de luz indirecta. Hay unas lámparas en formato de media luna que son muy lindas y perfectas para usarlas cuando haya que atender al bebé durante la noche y se necesite luz tenue, pues esto lo ayudará a que concilie mejor el sueño.

Cortinas. Son necesarias para controlar la entrada de luz natural. Lo más recomendable es elegir las que estén hechas de materiales que no atrapen mucho polvo.

Mobiliario. Cuanto más sencillo sea, mejor. Al principio, el bebé solo necesitará de una cuna, un armario y un cambiador. Luego, podrías incluir en la habitación un baúl para guardar sus juguetes y una mesita con sillita para que juegue y empiece a pintar.
Los muebles multifuncionales son ideales porque cuentan con espacio para guardar cosas. Por ejemplo, algunos cambiadores son a la vez muebles con cajones para guardar la ropita.
Los muebles flexibles son súper útiles, también, pues estos pueden "crecer" junto con los bebés. Por ejemplo, hay algunas cunas que se pueden convertir en cama.

Colchón. Elige uno que sea antialérgico y fácil de limpiar.

Protector de cuna. Servirá para proteger sus bracitos y manitas de quedarse atrapadas en los barrotes de la cuna.

Ropa de cama. Elige las sábanas y cubrecama adecuadas para  que permanezca abrigadito en época de mucho frío y fresco si hace mucho calor. Asegúrate de que sean de materiales suaves y antialérgicos.
Decoración. No sobrecargues la habitación de peluches y objetos decorativos, pues así será más difícil de limpiar. ¡Y el cuarto del bebé debe estar siempre impecable!

Pisos. Si tienes oportunidad de elegir el piso del cuarto, opta por superficies donde no se acumule el polvo, como la madera o baldosa.

Alfombras. Evita poner alfombra en el dormitorio del bebé, pues puede atrapar tierra y ácaros, lo que puede provocarle alergias. Esto, al menos durante los primeros meses. Cuando sea más grandecito, puedes poner una alfombra de jebe en la que podrá gatear y jugar.

Estímulos. Cuando un bebé está despierto capta todo lo que ve, toca y oye. Durante los primeros meses aprenderá a reaccionar a los sonidos, levantar la cabeza para saber qué pasa a su alrededor, seguir objetos con la mirada, agarrar objetos y soltarlos, entre otras cosas. Para ayudarlo en este proceso, puedes colocar móviles y muñecos de diferentes colores y texturas.

El cuarto del bebé tiene que cumplir con 5 requisitos:

  1. Organización. A los bebés no los puedes descuidar mucho tiempo, así que lo mejor es que tengas sus cosas siempre a la mano.
  2. Comodidad. Debe ser cómodo para él y para quien lo cuida. Asegúrate de tener en él solo lo necesario y que haya espacio libre para desplazarse.
  3. Seguridad. Tu bebé debe sentirse protegido y arropado, así que su cuarto debe ser extremadamente seguro. Elige muebles con bordes redondeados y no olvides poner protectores en enchufes, cajones, puertas y ventanas. Evita los adornos que puedan romperse y guarda bien los medicamentos, pomadas y todo lo que el bebé pueda llevarse a la boca.
  4. Ventilación. La habitación debe tener buena ventilación para que el aire se renueve y circulen los virus y bacterias. Se aconseja abrir las ventanas en las mañanas, mientras se limpia la habitación, para que entre el aire lo más limpio posible. En cuanto a las ventanas, no olvides cubrirlas con mallas, para evitar accidentes. También, asegúrate de que el vidrio y el marco de la ventana estén bien unidos y sellados, para que no se filtre el frío por las noches.
  5. Buena temperatura. Aunque vivas en un lugar de clima muy frío, la calefacción no es recomendable porque genera un clima anormal y esto puede chocarle al bebé cuando salga de ella. El aire acondicionado tampoco es aconsejable porque contribuir al desarrollo de alergias respiratorias.

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas