text.skipToContent text.skipToNavigation
Ejercicios de Kegel en el embarazo y posparto

26.06.2019

  • Ejercicios
Cuando estaba embarazada, mi ginecólogo me recomendó realizar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos, y así ir preparándome para un parto natural.
Estos ejercicios se llaman así en honor al ginecólogo Arnold Kegel, quien en 1940 los desarrolló y empezó a recomendar a sus pacientes como una solución fácil y eficaz a la incontinencia urinaria, un problema que afecta al 70% de las mujeres durante esa etapa.

Practicarlos durante el postparto también es beneficioso, porque mejora la circulación de la pelvis, evita que se formen hemorroides y acelera la curación luego de un desgarro durante el parto.

¿Cómo hacer ejercicios Kegel?
Primero, debes tener la vejiga vacía. De lo que se trata es de imaginar que estás intentando frenar el flujo de orina y los gases al mismo tiempo: es una sensación como de apretar y levantar.

No debes apretar el abdomen, las piernas, ni contener la respiración. Solamente los músculos pélvicos deben contraerse. Puedes poner una mano en el vientre para comprobar que permanece relajado mientras haces este ejercicio.

En los primeros intentos, debes contraer los músculos tan solo unos segundos antes de aflojar, y relajar unos segundos más. A medida que los músculos se hacen más fuertes, puedes contraerlos durante más tiempo. Hazlo unas pocas veces al día, y luego ve aumentando la cantidad de repeticiones.

Cuéntame lo que piensas