text.skipToContent text.skipToNavigation
El poder del pensamiento positivo

28.06.2019

  • Autoayuda
Seguro conoces a alguien que siempre está feliz. Y no es porque su vida sea maravillosa o nunca tenga problemas, lo que sucede es que eligió ser optimista.
¿Sábes qué hace a las personas optimistas tan especiales? Que eligen tomar las riendas de su vida en lugar de lamentarse, incluso en las situaciones más desafortunadas. Los optimistas no piensan "Siempre me pasa esto a mí", ellos piensan "¿Para qué estoy pasando por esto?", "¿Qué tengo que aprender de esta situación?". Ellos toman las dificultades como oportunidades de crecimiento y siempre salen adelante. 

Muchos de nosotros somos pesimistas, simplemente porque estamos acostumbrados a eso. Todos los días nos enviamos mensajes negativos y debemos darnos cuenta de que si tenemos pensamientos de derrota antes de intentar conseguir algo, lo único que vamos a conseguir es que las oportunidades de obtener lo que deseamos y de ser felices se pasen de largo.

La buena noticia es que podemos cambiar. Cada vez existen más evidencias científicas del tremendo poder que tienen nuestros pensamientos tanto para curarnos, superar situaciones muy difíciles y abrirnos caminos, como para enfermarnos y cerrar oportunidades. Así que el truco está en hacernos conscientes de los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos. Esos, que nos decimos todos los días: "Estoy vieja", "Estoy gorda", "Nada me sale bien", "No tengo suficiente dinero", etc. y cambiarlos. Al principio va a ser difícil, y nos enfrentaremos a una "discusión de voces en nuestra cabeza", pero este es un trabajo a largo plazo. La única forma de conseguir grandes cambios en nuestra vida es desde el interior. Así que empecemos a trabajar con nuestros pensamientos.  



Estas recomendaciones también te ayudarán a ser más optimista:
Huye de la victimización. Si te quejas de tu mala suerte sin hacer algo por cambiarla solo estás perdiendo el tiempo. Recuerda que solo tú tienes el poder de cambiar las cosas. 
Pon límites a tu responsabilidad. Es verdad que somos responsables de muchas de nuestras circunstancias, pero hay cosas que definitivamente no podemos cambiar. No te puedes echar la culpa de por qué tu relación fracasó o de las bajas calificaciones de tu hijo. No tienes ni tendrás todo bajo control, nunca.
No te pongas etiquetas. Un error no define quien eres, todos nos equivocamos. Nunca te descalifiques.
Olvídate de los "hubiera" y los "debería". Los "hubiera" están en el pasado y generan culpa y los "debería" están en el futuro y generan frustración. Si hay algo que quieres y puedes cambiar, hazlo. 

Es verdad, las cosas no se resuelven solo con pensamientos positivos, pero el ser positivos nos ayudará a tomarnos la vida de la mejor manera y vivir más felices. No importa lo que haya pasado, la vida siempre tendrá episodios tristes, pero hay una diferencia en estar triste alguna vez y ver todo siempre por el lado malo. Todo cambia todo el tiempo y los problemas que hace un tiempo nos atormentaban ahora son solo un recuerdo.












Cuéntame lo que piensas