text.skipToContent text.skipToNavigation
Entretener y educar a la vez

27.06.2019

  • Bebés
Los niños están descubriendo el mundo y todo les llama la atención: las formas, los colores, las texturas, los sonidos... Para ayudarlos en su desarrollo, puedes hacerles juegos entretenidos y educativos con materiales que seguro tienes a la mano.
Si tienes niños pequeños, te habrás dado cuenta de que todo a su alrededor les llama la atención: las formas, los colores, las texturas, los sonidos... ¡Es increíble la capacidad que tienen de sorprenderse y de aprender cosas nuevas todos los días! 

Te cuento que hace unos años, la doctora, psiquiatra y pedagoga italiana María Montessori desarrolló una metodología basada en el respeto hacia los niños y en su impresionante capacidad de aprender. Diseñó para ellos unos juguetes educativos que son de gran ayuda durante el período de formación preescolar, porque los ayuda a convertirse en personas críticas, autónomas y responsables. ¿Lo mejor de todo? Los puedes hacer fácilmente con materiales que encontrarás en tu casa. Eso sí, tus hijos siempre debe jugar bajo tu supervisión, especialmente cuando interactúan con objetos pequeños.

Si tus hijos tienen entre 3 a 5 años, puedes entretenerlos de esta manera:

  • Toma algunas botellas, tarros y frascos de diferentes tamaños. Quítales las tapas y mézclalas. Orienta a tu hijo para que escoja la tapa adecuada para cada envase y los vuelva a tapar.
  • Toma pedazos de tela de diferentes texturas: seda, algodón y lana, por ejemplo. Conversa con tu hijo sobre ellos. Pregúntale cómo siente las texturas. Que te cuente si las telas son ásperas, suaves, resbaladizas, etc. Sugiérele que elija pares similares. Para este ejercicio puedes trabajar con diferentes prendas que tienes en el armario y puedes aprovechar para enseñarle también a abrir y cerrar los cierres y los pega pega y a atar los pasadores.
  • Pon algunos objetos pequeños como botones o bolitas, en un frasco con agua. Anima a tu hijo a sacarlos del agua usando una cuchara.
  • En una bolsa guarda varios objetos que le sean familiares: un peine, algún juguete, un lápiz, etc. Tu hijo debe cerrar los ojos e ir sacando los objetos de la bolsa, uno por uno, reconociéndolos y nombrándolos. Después, puedes complicar la tarea un poco pidiéndole que agrupe los objetos según la primera letra de su nombre. De esta manera, el pequeño desarrolla sus sensaciones táctiles y, al mismo tiempo, aprende a identificar las letras del alfabeto y a distinguir los sonidos en las palabras.
  • Vierte agua en un plato y juega con tu hijo a llevarla a otro plato. Esto lo harán absorbiendo con una esponja el agua del primer plato y exprimiéndola en una regadera. Cuando el primer plato esté vacío y la regadera llena, pídele que vierta el agua en el otro plato. 
  • Mezcla diferentes perlitas y pídele a tu hijo que las organice, según su tamaño o su color, en diferentes cajas. Primero emplea dos cajas, y poco a poco aumenta el grado de dificultad del juego aumentando el número de cajas. 
  • Hagan origami. Doblar, romper y manejar el papel desarrolla la destreza manual y la motricidad fina del niño. Al mismo tiempo, el origami desarrolla su imaginación espacial, le enseña a hacer diseños y fomenta su creatividad. Aquí te dejo unas figuras de animalitos que pueden hacer: http://www.diariamenteali.com/nota/haz_origami_con_tus_hijos
  • Ponle una soga a bolsas de 1, 2 y 3 kg y pídele a tu hijo que las arrastre. Esto desarrolla la fuerza y la resistencia en sus manos y sus habilidades motoras gruesas.
  • Pídele a tu hijo que ensarte en un pasador cualquier objeto que tenga un agujero.
  • Consigue un frasco y hazle varios agujeros a la tapa. Pídele a tu hijo que través de ellos eche adentro del frasco botones, perlitas o cualquier otro objeto pequeño.
  • Esparce sobre la mesa diferentes menestras y pídele a tu hijo que las clasifique. También, puedes esconder juguetes pequeños dentro de las bolsas de menestras y pedirle que las encuentre.
  • Esparce harina sobre una mesa y deja que tu hijo cree dibujos ya sea con su dedo, un palito o un cepillo.
  • Consigue un imán grande y diferentes objetos, metálicos y no metálicos. Enséñale a usar el imán y deja que compruebe cuáles objetos se pegan a él.
  • En un recipiente de plástico con agua, echa una gota de jabón líquido. Dale a tu hijo un batidor manual y deja que bata la espuma.
  • En un vaso de plástico alto o una jarra con agua, deja que tu hijo meta diversos objetos pequeños, uno por uno. Mientras lo hace, invítalo a que observe cuáles de ellos se hunden  y explícale el concepto de "pesado/ligero".
  • Rompan papel en pedazos o tiras. Le tienes que enseñar cómo hacerlo bien: agarras la hoja con los dedos de las dos manos y luego la estiras hacia diferentes lados. Así se desarrollan la correlación de movimiento de la mano y el agarre.
 Recuerda, es muy importante que estés a su lado alentándolo y felicitándolo por sus logros. ¡Se van a entretener mucho!



Cuéntame lo que piensas