text.skipToContent text.skipToNavigation
Ideas de disfraces para hacer en casa

05.07.2019

  • Hazlo tú mismo
Si hay un mes en el que los papás nos volvemos súper creativos, es octubre. Cada año me divierto muchísimo ayudando a mis hijos a preparar su disfraz para Halloween. Si tú también estás en la búsqueda del disfraz perfecto, te dejo algunas ideas que te pueden servir de inspiración
En mi casa, esperamos Halloween con mucha emoción. Todos los años, mi esposo y yo ponemos a volar nuestra imaginación para crear los disfraces más originales para nuestros hijos. Por supuesto, ellos también participan. Es un gran trabajo en equipo que nos sirve para desarrollar al máximo nuestra creatividad. Buscamos entre las cosas que tenemos en casa, reciclamos, cortamos y pintamos. Así, nos divertimos muchísimo sin gastar mucho dinero. 

Si tú también estás buscando el disfraz ideal para tus hijos y no tienes idea de cómo empezar, aquí te doy unas pautas. ¡A mí me funcionan súper bien!

1. Búsqueda del disfraz
Encontrar el disfraz perfecto seguro emocionará a tu hijo. Cuando mis hijos eran más chiquitos, ¡todos los días tenían una idea nueva! Así que aprovecha cuando tengas un momento tranquilo con él y pregúntale cuál es su dibujo animado, animal y fruta favoritos. Si tiene algún objeto o alguna profesión que le gusten mucho, también es válido.
No te olvides de sugerirle los disfraces clásicos de Halloween: momia, bruja, fantasma, Drácula, monstruo, zombie, diablo y espantapájaros.
Hagan una lista de los favoritos y luego quédense con los 3 finalistas.

2. Búsqueda de los materiales
Ahora que ya tienen a los finalistas, pónganse a pensar cómo pueden hacer cada uno. Busquen referencias en internet o libros. Luego, dense una vuelta por las librerías y las tiendas de regalos. ¡Seguro encuentran cosas que les sirvan! 

Si el disfraz es de algún animal, hacerlo es más fácil de lo que crees. Solo necesitan ropa del color de la piel del animal elegido. Si tiene manchas como la zebra, el leopardo o la jirafa, puedes hacerlas con cartulina o usar pintura para tela. Para completar el disfraz, consigue una vincha y pégale unas orejitas. Puedes hacerlas con cartón, cartulina, fieltro o peluche. ¡Y no te olvides de la cola! Puedes hacerla del mismo material. Como toque final, agarra tu kit de maquillaje y con tu delineador negro píntale a tu hijo una linda nariz y bigotes ¡listo! Recuerdo que una vez mi hija se disfrazó de mariposa y yo lo único que hice es crearle unas hermosas alas con cartón y papel celofán ¡quedaron maravillosas!

Si tu pequeño eligió una fruta, piensa qué elementos te pueden servir para crear las formas y texturas que necesitan. Una vez, le pegué muchos globos morados a mi hijo y quedó como un hermoso racimo de uvas. ¡Solo tenemos que poner en marcha nuestra creatividad!

Si el disfraz es de algún oficio como policía, piloto, bombero, doctor, etc., seguro conoces a algún familiar o amigo que desempeña ese oficio y les pueda prestar algún elemento distintivo. De lo que se trata es que los adultos seamos cómplices de la creación del disfraz perfecto. Cuéntenle a los tíos y abuelitos lo que tienen planeado, ellos seguro los ayudarán con mucho gusto. 

Una vez que ya tienen una idea de cómo podrían hacer cada disfraz, elijan uno y empiecen a recolectar los materiales para hacerlo. Lo importante aquí es no gastar mucho dinero. Trabajen con lo que ya tienen y reciclen. ¡Te aseguro que te vas a sorprender de las ideas geniales que se les ocurren!

3. ¡Manos a la obra!
Asegúrate de crear el disfraz con tiempo, por si ocurre algún inconveniente que deban solucionar. Pueden dedicarse un fin de semana a hacerlo. Te aseguro que pasarán un divertido tiempo en familia y tu hijo se sentirá muy orgulloso de haber participado en la elaboración del disfraz que lucirá.

Si les provoca, hagan un disfraz para cada integrante de la familia. ¡Hacer una comparsa familiar es una gran idea! Hasta pueden incluir a la mascota. 
Aquí te dejo unas ideas que encontré que te pueden servir de inspiración. ¡Que te diviertas! 



  

  

  

  

  

  




Cuéntame lo que piensas