text.skipToContent text.skipToNavigation
Importancia de la Vitamina D en nuestro organismo

27.06.2019

  • Salud
Es bien sabido por todos que las vitaminas son necesarias para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, ya que todos los órganos las necesitan para realizar diferentes acciones.
Es cierto que entre todas las vitaminas existe una muy singular, se trata de la VITAMINA "D".  Nuestro cuerpo no tiene facilidad para sintetizarla. Para que el organismo aproveche la vitamina D es necesaria la energía solar, ya que los rayos del sol sintetizan esta vitamina.

Sin embargo, esta vitamina tiene una cualidad, y es que el organismo puede almacenarla en la dermis, de modo que puede aprovecharla en épocas en que la exposición solar es más reducida.   

Aquí algunos datos sobre la Vitamina D:
  • El cuerpo la necesita para la absorción del calcio y fósforo en el intestino y para mantener la cantidad adecuada de estos en la sangre.
  • Previene enfermedades como la esclerosis múltiple y la esquizofrenia.
  • En el caso de los niños es indispensable para el desarrollo de los huesos.
  • Alivia el dolor.
  • Ayuda en la prevención de diabetes tipo 1.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
Hay que destacar la importancia de la vitamina D en la asimilación y aprovechamiento de los minerales que recibe nuestro cuerpo. Sobre todo en el caso del calcio. Sin ella, el organismo no podría aprovechar el calcio que se obtiene de los alimentos. Su función, sobretodo en la infancia, es ayudar en el correcto desarrollo de los huesos.

La Vitamina D no solo es importante en el desarrollo infantil, sino también en la tercera edad para conservar huesos fuertes y evitar la osteoporosis. El ejercicio, además de la luz solar, serán buenos para fortalecer nuestros huesos. Se necesitan solo 10 minutos de exposición solar al día. Hay que recordar que no debemos exponernos al sol entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde por el riesgo cada vez más alto de cáncer a la piel.

Les recuerdo algunos alimentos que contienen vitamina D: 
  • Frutas como naranja, toronja y lima
  • Verduras como Zanahoria y Limón 
  • Pescados grasos
  • Cereales fortificados
  • Huevos
  • Choclo
  • Lácteos fortificados.

Cuéntame lo que piensas