text.skipToContent text.skipToNavigation
La alimentación saludable como aliado de la prevención de cáncer

28.06.2019

  • Salud
Uno de los factores que contribuye a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de las enfermedades es una mala alimentación.
Diferentes estudios nos muestran la posibilidad de que componentes o nutrientes específicos de la dieta estén asociados con aumentos o disminuciones del riesgo de padecer cáncer. 

Por ejemplo, investigaciones realizadas a las personas que llevan una dieta vegetariana, muestran que tienen una menor incidencia de cáncer en general y de varios tipos específicos. Claro que, además de la dieta se toman en consideración otros factores. Ellos incluyen una mayor cantidad y variedad de vegetales en su dieta, los cuáles contienen una amplia gama de sustancias que previenen el cáncer. Además, no fuman y hacen ejercicio diariamente.

En el informe "Alimentos, Nutrición y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global", estima que un cambio en la dieta puede reducir la incidencia global de cáncer entre un 30 y un 40 por ciento, lo que equivale a entre tres y cuatro millones de casos anuales en todo el mundo. 

En general, las dietas hipercalóricas, las ricas en grasa y proteínas son las más peligrosas, junto con algunas formas de cocinar como los asados al carbón, barbacoa y ahumados. Por el contrario, la fibra (insoluble sobre todo), vitaminas y algunos minerales forman el grupo de protectores frente a los tumores. También existe consenso en que los alimentos vegetales reducen el riesgo de cáncer. Por otro lado, el alcohol, las dietas ricas en grasas y la obesidad aumentan el riesgo de cáncer de colon y recto, y posiblemente el de mama, próstata y riñón.


Con una buena salud se vive mejor. Recuerda comer es una necesidad, comer inteligentemente es un arte.

Cuéntame lo que piensas