text.skipToContent text.skipToNavigation
La familia: nuestro gran soporte

15.07.2019

  • Familia
Te invito a reflexionar sobre la importancia de fortalecer lazos con quienes amamos
Cuando nos convertimos en adultos nos damos cuenta de que las relaciones humanas son complicadas y construir una familia no es tarea fácil. Nuestra vida pasa por diferentes etapas: dejamos la casa de nuestros papás para mudarnos con amigos o vivir en pareja, algunos deciden tener hijos, otros prefieren adoptar una mascota... otros tienen hijos y mascotas.

Y así, nos vamos dando cuenta de que el vínculo familiar no se define por la sangre ni por los genes. Algunas personas sí se mantienen muy cerca de sus padres, hermanos, tíos y abuelos, pero otras personas van construyendo sus familias con otros, con quienes encuentran mayor afinidad. Es que, al fin y al cabo, nuestra familia es con quienes podemos ser nosotros mismos y sentirnos seguros. 

Cada persona tiene sus propios problemas y responsabilidades y, muchas veces, poco tiempo para compartir con sus seres queridos, pero el vínculo familiar debe fortalecerse con el tiempo con amor, lealtad y respeto. Hay 3 cosas que todos debemos hacer para estrechar lazos con quienes amamos:

Conversar. Tenemos que darnos tiempo para escuchar a nuestra familia. A veces, ni nos enteramos de los sueños y preocupaciones de las personas con las que vivimos. Dejar de lado los celulares y disfrutar de la sobremesa es siempre un buen plan. Salir a tomar un café o a caminar, también. 

Pasar tiempo juntos. Debemos encontrar el equilibrio. Todos tenemos responsabilidades pero fortalecer los lazos con quienes amamos es lo más importante y disfrutar de diferentes experiencias con ellos es la mejor manera de hacerlo. Hay muchas cosas que podemos hacer con nuestros padres, hermanos, hijos y amigos. Las actividades al aire libre siempre son una buena opción: pasear, viajar o salir de excursión para disfrutar de la naturaleza. En casa podemos jugar, dibujar, cantar, hacer manualidades, cocinar. También, podemos leer cuentos y ver películas que, además, son una gran herramienta para poder explicarles ciertos temas a nuestros hijos.

Conectar. Esto va más allá de conversar y pasar tiempo juntos. Es hacer que la otra persona sepa que podemos ponernos en sus zapatos. Con nuestros hijos, especialmente, debemos hacer lo posible para que ellos siempre tengan la confianza necesaria para contarnos lo que les sucede. Abrir nuestro corazón y contarles lo que nos preocupaba y lo que sentíamos cuando teníamos su edad.

¡Pasar tiempo con nuestra familia siempre será lo más importante! 


Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas