text.skipToContent text.skipToNavigation
La parrilla y sus secretos

15.07.2019

  • Parrilla
El tradicional ¿Qué cocinaré hoy? de Nicolini se ha convertido en un libro infaltable en la cocina de toda ama de casa. Su recopilación de recetas sencillas y deliciosas, hacen de cada comida un verdadero placer.
  • Para encender el fuego, hacer 1 pelota de papel con hojas de periódico. Luego cubrir con ramas secas y acomodar encima un poco de carbón. En la bolsa de carbón que se vende en los supermercados se incluye un sebo sobre el que se coloca un poco de carbón. Una vez encendido y cuando aparece la llama (nunca usar solventes), se agregan pequeñas cantidades de carbón. Si la parrilla es muy cerrada, debe ayudar con aire natural. Cuando el carbón se convierte en brasa, se distribuye para calentar la parrilla, ubicada a unos 25-30 cm (lo ideal es que la carne esté a una distancia prudente para que no se arrebate).
  • El fuego no hace la parrilla. Las brasas hacen las parrillas. Si las brasas se extinguieran, no se debe agregar carbón virgen, porque desprende humo tóxico. Tener en forma paralela brasas que se irán agregando las veces que sean necesarias.
  • Tanto la carne como los chorizos se dan vuelta 1 sola vez. Esto se hace cuando brota sangre en la superficie de la carne. La carne está cocida cuando se le ha dado vuelta y nuevamente aparece sangre. El chorizo está cocido cuando se dora.
  • No pinchar jamás la carne. Usar tenazas para dar vuelta. No olvide que no se aprieta jamás la carne contra la parrilla.
  • Existe una antigua discusión sobre si conviene salar al principio o al final. Los partidarios de la primera opción dicen que el costrón que se forma con el jugo y la sal es irremplazable. Los otros sostienen que la sal absorbe el jugo y seca la carne.
  • Se pueden asar a la parrilla: champiñones, zapallos italianos, berenjenas en rodajas, tomates, caiguas, pimientos, espárragos o choclos. Si coloca tubérculos como papas, camotes o yucas, deben estar envueltos en papel aluminio, sancochados previamente, marinados con aceite y hierbas al gusto, y colocados lo más cerca del calor.

Cuéntame lo que piensas