text.skipToContent text.skipToNavigation
Mitos sobre la secadora de ropa

28.06.2019

  • Lavado
Si pensabas que tener secadora de ropa es un gasto innecesario, toma en cuenta esta información. Contrario a lo que muchos piensan, este electrodoméstico ayuda a cuidar tu ropa y tu bolsillo.

Hay muchos mitos sobre la secadora de ropa que no son ciertos. La verdad es que, si la usas correctamente, te ayudará a que tu ropa se mantenga en buen estado durante más tiempo, entre otros beneficios. Aquí te lo cuento todo. 

Las secadoras:

No maltratan la ropa.  Lo que daña la prenda es la exposición continua a los rayos del sol, que malogran el tejido y alteran su color original. Si cuelgas las prendas mucho tiempo al aire libre, terminarán por ponerse amarillentas y se verán viejas. Entonces, la secadora lo que hace es ayudar a proteger tu ropa y mantenerla más tiempo en buen estado. Si pensabas que los blancos iban a quedar más blancos expuestos al sol, esto es falso. Todo lo contrario, esto puede hacer que tomen un color amarillento.

No consumen mucha energía. El gasto de electricidad dependerá del número de cargas que realices al día o a la semana. Nosotros mismos podemos regular que el gasto no sea excedido, nivelando las cargas. Procura no sobrecargar la secadora ya que gastarás más energía, la ropa se arrugará y producirá mayor desgaste en las prendas.

No encogen la ropa. Ahora todas las secadoras vienen con programa específicos para el tipo de prendas que quieres secar. Esto permite cuidarlas, siempre que uses el ciclo correcto:

Temperatura alta: toda la ropa de algodón, toallas, jeans y ropa de cama.

Temperatura media: camisas, pantalón de vestir y telas sintéticas

Temperatura baja: lycra, ropa stretch y todas las prendas en cuya etiqueta indique "secado con ligero lento"

Una última recomendación, las prendas que tengan goma o plástico (zapatillas, baberos, bolsas de goma, etc.) al calentarse pueden derretirse. Antes de colocar la ropa en la secadora, consulta las etiquetas de tus prendas. Los tejidos que no se pueden secar en la secadora son: lana, plásticos, prendas con accesorios de goma y prendas con relleno de espuma.

Otro de los beneficios de la secadora es que:

Podrás secar prendas voluminosas como ropa de cama sin ningún problema.

Disminuye las arrugas de las prendas, lo que permite muchas veces evitar el planchado.

Si usas suavizate, la secadora permite que el aroma permanezca más tiempo en tu ropa. 

Por último, y muy importante, te ayuda a proteger la salud de tu familia, ya que elimina los ácaros que pueden producir enfermedades respiratorias.

Te aconsejo utilizar la secadora sólo cuando sea imprescindible, salvo que tengas muchas cargas que lavar sino, aprovecha los días aireados para colgar en el exterior. 

 

 

 

 

 

Cuéntame lo que piensas