text.skipToContent text.skipToNavigation
Mitos sobre las cremas hidratantes

02.08.2019

  • Belleza y Moda
Ayer me reuní con mis amigas del colegio. Me encanta verlas y conversar, porque cada vez que lo hacemos, aprendemos mucho sobre diferentes temas. Esta vez, hablamos sobre la importancia de cuidar nuestra piel con una crema hidratante.

Una de nuestras amigas nos contó que el dermatólogo le había explicado la importancia de humectar la piel, pues el primer problema del envejecimiento es la deshidratación. Y que no importa cuál sea nuestro tipo de cutis, todas las pieles se deshidratan, lo que cambia son los síntomas. Por ejemplo, si tu piel es seca, cuando está deshidratada la sentirás tirante y, de repente, se puede descamar un poquito por la zona de los pómulos. Si es grasa, la descamación es más evidente, pero se da en la zona del nacimiento de las cejas y las aletas de la nariz. A veces creemos que porque nuestra piel brilla es porque está bien hidratada, pero el brillo, en realidad, es por la grasa de la piel, no por el agua. 
Como todas las mujeres que estábamos en esa reunión nos conocemos desde hace muchos años, nos dimos cuenta de que lo que decía nuestra amiga es cierto: a pesar de que todas tenemos la misma edad, no tenemos el mismo tipo de piel. Entonces, lo que debemos hacer es usar un tipo de crema hidratante que sea especial para nuestro tipo de piel. Una buena hidratante aplicada diariamente es el mejor secreto para mantener la piel joven más tiempo. Además, así creamos una buena base para que los otros productos de belleza que usamos funcionen mejor y nuestro maquillaje luzca siempre bien.
Me puse a investigar y descubrí algunas creencias equivocadas que tenemos sobre las cremas hidratantes, aquí te cuento cuales son:

Solo las pieles secas necesitan cremas hidratantes  
Es un mito que las pieles grasas están lo suficientemente protegidas y que la crema hidratante solo contribuye a aportarle más grasa. La verdad es que todos los tipos de piel se deshidratan. Lógicamente, el problema es mayor en la piel seca. Por eso, cada tipo de piel necesita un tratamiento de hidratación diferente.
Las cremas hidratantes para pieles secas suelen tener una textura más espesa y las cremas hidratantes para pieles mixtas o grasas suelen tener una textura más fluida y con efecto matificante.

La piel se acostumbra a las cremas hidratantes, por lo que dejan de hacer efecto
La piel no se acostumbra a las cremas hidratantes, pero sí es verdad que sus necesidades van cambiando en función de su edad. Entonces, no es que debas dejar de usar la crema hidratante. Lo que debes hacer es complementarla con otro tipo de tratamiento específico para otras necesidades, como una crema nutritiva, una crema antiarrugas, etc. 

Si tienes la piel grasa no debes usar cremas hidratantes
Seguro has escuchado que las cremas hidratantes empeoran la piel y pueden hacer que aparezcan granitos. Esto no es verdad. Si la piel grasa no se cuida, se vuelve sensible, reactiva y acabará envejeciendo tal vez más tarde pero de forma más intensa.
Las fórmulas cosméticas hidratantes para piel grasa, además de hidratar, matifican y reducen la cantidad de sebo que produce la piel. 

Cuanto más crema te apliques, mejor
La piel actúa como una esponja que toma solo lo que necesita. Utiliza una pequeña cantidad, que sea suficiente para cubrir todo tu rostro.

Si estás en busca de un tratamiento para tu tipo de piel, lo recomendable es que antes de comprarlo consultes con tu dermatólogo, para que sepas cual es el adecuado para las necesidades de tu cutis. ¡Espero haberte ayudado!

Cuéntame lo que piensas