text.skipToContent text.skipToNavigation
Olvídate de las creencias que te impiden tener éxito

27.06.2019

  • Emprendimiento
La Fundación Romero nos explica cómo nuestras reglas y principios afectan nuestra vida
Las creencias son reglas o principios que tenemos arraigadas desde niños y se fijan en el subconsciente para apoderarse de nuestros pensamientos. Existen dos tipos: las potenciadoras, que nos ofrecen recursos para ir más allá de lo que podemos lograr, y las limitantes, que nos ponen obstáculos y nos frenan para seguir avanzando. El portal Entrepreneur nos da las pautas para aprender a deshacernos de ellas.

1. Identifica la creencia limitante
Para identificarla pregúntate: ¿Por qué me pasa esto frecuentemente?, ¿quién me dijo que esto debe ser así?, ¿por qué pienso que no soy bueno para hablar en público?, ¿por qué dije que nunca iba a lograr eso?, etc. Luego, analiza cómo obtuviste esa creencia: fue por una experiencia o porque te dijeron que era de una forma y no de otra.  

2. Identifica si la creencia está vigente
Las cosas cambian y las creencias también. Analiza si lo que era apropiado en un momento lo sigue siendo ahora. Por ejemplo, de niños debíamos cuidarnos de hablar con extraños pero ahora necesitamos hacerlo, pues es importante el networking o formar relaciones con otros profesionales y emprendedores que nos ayudarán a desarrollar oportunidades de negocio.
Así que aquí empieza el proceso de consciencia, en el que tenemos que identificar qué creencias nos limitan y cuáles nos ayudan a crecer. Si decidimos deshacernos de alguna debemos sustituirla por una nueva, que sea positiva. Por ejemplo, la idea "no soy bueno en computación", puede ser reemplazada con "aún puedo adquirir conocimientos para aprender de cómputo".

3. ¿Mejorará o empeorará tu vida con la nueva creencia?
Analiza la manera cómo la nueva creencia mejorará o empeorará tu vida. Por ejemplo, si adquieres habilidades para hablar en público, además de poder expresarte delante de varias personas, adquirirás más seguridad y fortalecerás tu autoestima. También, es bueno que analices cuáles serían los escenarios negativos. 

4. ¿Qué cosas buenas pasarán si sigues con la vieja creencia?
Tras analizar lo positivo o negativo de una nueva creencia, toca reflexionar qué tan bien o mal seguiremos si continuamos con la vieja creencia.

5. Crea un plan de plan de acción para instalar y fijar la nueva creencia
Asegurarnos que la nueva creencia potenciadora quede en nuestro subconsciente y que nuestras acciones reflejen lo que pensamos. Un plan de acción con tareas y compromisos nos ayudará a fijar todo. 

Te pareció útil este artículo?

0

Personas consideran que este artículo les sirvió

Cuéntame lo que piensas