text.skipToContent text.skipToNavigation
Prendas que debes eliminar de tu clóset

05.07.2019

  • Organización
Con el cambio de clima empiezan los cambios en el clóset. ¡Es el momento ideal para hacer limpieza! Los recuerdos son lindos, pero hay cosas que realmente no nos sirven y lo único que hacen es aumentar nuestro desorden.
Año tras año, guardamos ropa que nunca usamos (ni usaremos), y esto, lo único que hace es quitarnos espacio. Así que, antes de colgar en el clóset las prendas de la temporada que viene, fíjate si realmente las vas a usar. Te cuento el ejercicio que yo hago: antes de guardar mi ropa de la estación que está por terminar, me la pruebo, me miro en el espejo y analizo si realmente me va a servir el próximo año. Hago lo mismo con la ropa de la temporada que recién empieza. Antes de colgarla en mi clóset, veo si me sigue quedando bien... Al final, me quedo con lo que realmente usaré y lo demás se lo regalo a quien le pueda gustar y lo pueda usar. Y bueno, aunque todavía me cuesta un poco deshacerme de mis cosas, me he dado cuenta de que mientras menos acumulamos, vivimos mejor.

¡Anímate y haz lo mismo! Te va a tomar algo de tiempo, pero valdrá la pena. Al terminar, tendrás el clóset con más espacio y podrás organizarlo mejor. Así, tendrás todo siempre ordenado y será más fácil elegir lo que te vas a poner cada día.

Deja de lado la flojera y la pena y ¡manos a la obra! Aquí te cuento cuáles son las prendas de las que debes deshacerte:

Recuerdos. Seguro guardas prendas a las que les tienes cariño porque las usaste en un momento especial. Las prendas se van desgastando, incluso si no las usas. Si alguna tiene un gran valor sentimental y no quieres deshacerte de ella, debes cuidarla bien. Asegúrate de protegerla de la humedad y las polillas.

Prendas con publicidad. Seguro has ido a algún evento y te han regalado un polo de alguna marca auspiciadora. Si no lo vas a volver a usar, guardarlo está de más.

Lo que no usas hace más de un año. ¿Realmente te va a hacer falta? Lo más probable es que tengas otras cosas del mismo estilo y que te queden mejor. Si esa prenda no es de tus favoritas, entonces nunca lo será.

Ropa que espera "el momento adecuado". Todas tenemos ropa pequeña que guardamos para cuando adelgacemos o ropa que no sabemos ni por qué la hemos comprado. ¡Es hora de despedirnos de ella! 

Lo que habías olvidado. Si no te acordabas que tenías esa prenda es porque no te gustaba tanto, así que regálasela a alguien que sí la va a usar.

Lo que no te favorece. Ropa que no es de tu estilo ni adecuada para tu edad. Aquellas cosas que compraste sin probarte y que no te quedaron como esperabas, prendas de colores que no te quedan bien. Es mejor tener prendas que enfaticen tus atributos.

Lo que ya no está de moda. Eso que alguna vez te encantó pero no volverá a ponerse a la moda, o si eso sucede, sabes que ya no te quedará tan bien.
 
Pijamas antiguos. Es verdad que nos encanta dormir con polos viejos y pantalones muy cómodos, pero debes olvidarte de los que están muy muy viejos.

Cajas de zapatos. Si  guardas los zapatos dentro de su caja original, fíjate si no están ocupando espacio por gusto. En las tiendas de mejoramiento del hogar venden organizadores que te ayudarán a optimizar el espacio y mantener tus zapatos protegidos.

Lo que ya no sirve. Si se manchó, se rompió y ya no tiene arreglo, no tiene sentido guardarlo.

Dona las prendas que no usas y están en buen estado. ¡Muchas personas podrán aprovecharlas! Por otro lado, reciclar siempre es una buena opción. Con algunos arreglos podrás transformar algunas de tus prendas en otras que te queden mejor. Y si tienes muchas cosas que quieres usar pero necesitan ciertos arreglitos ¡Llegó el momento! Júntalas y llévalas donde una costurera. 

Cuéntame lo que piensas