text.skipToContent text.skipToNavigation
Prepara a tu hijo para recibir a su hermanito

15.07.2019

  • Hijos
Es normal que los niños, al convertirse en hermanos mayores, guarden cierto resentimiento contra el bebé por haberlos desplazado del centro de atención y que reaccionen a ello portándose mal. ¿Qué hacer cuando esto sucede?
La llegada de un nuevo bebé a la familia provoca un montón de cambios. Antes de que nazca, los padres dedican mucha energía a los preparativos del feliz acontecimiento. Y, una vez que llega el bebé a casa, toda la atención de la familia se centra en el recién nacido. Hasta ahí, todo bien. Pero probablemente alguien no la pasará tan bien durante ese proceso: el hermanito mayor.

Los bebés son muy demandantes y los hermanos mayores se vuelven más demandantes todavía cuando nace el bebé. Por eso, para que mantengas todo bajo control durante esta etapa, los expertos recomiendan:

Prepáralo. Cuando estés embarazada debes contarle a tu hijo mayor qué pasará cuando nazca el bebé y cómo cambiará la dinámica familiar. Encuentra el momento apropiado para conversar con él. Cuéntale tu historia con tus hermanos, cómo tu hermano mayor te cuidó, cómo te sentiste cuando llegó tu hermano menor, etc. También, cuéntale cómo te sentiste cuando él nació, la primera vez que lo tuviste en tus brazos y lo felices que hizo a todos su llegada. Deja que exprese sus sentimientos y te diga cómo se siente. Responde todas sus preguntas con paciencia y trata de explicarle de una manera simple, para que pueda entender.

En este proceso de preparación les servirá mirar fotografías de cuando él era bebé, leer libros sobre la maternidad y visitar amigos que tengan bebés. Déjalo que te acompañe a las consultas con el doctor en las que verán las ecografías y preparen juntos la maleta para la clínica. Conversa con él sobre el día que nacerá el bebé. Dile que papá o sus abuelitos cuidarán de él y que ellos lo llevarán a conocer a su hermanito.

Cuando el hermano menor llegue a casa, lo más importante es que el mayor entienda que cada uno tiene su lugar en la familia. Evita mostrar desinterés en el bebé cuando esté presente el hermano mayor, porque esa no es la realidad. Recuerda que es el hermano mayor, pero sigue siendo un niño y tiene que seguir aprendiendo.

Estos consejos te ayudarán a que tu hijo mayor acepte poco a poco la nueva situación:

- Regalos. El nacimiento de tu nuevo hijo es una celebración. Para ayudar a que el hermano mayor lo sienta como tal, déjalo que escoja un regalo para su hermanito y dale uno a él de parte del bebé.
- Evita que sufra grandes cambios. Trata de no alterar sus costumbres. En la medida de las posibilidades, no lo cambies de habitación ni abandones las actividades que realizabas con él. Es muy importante mantener sus rutinas, esto le demuestra que nadie lo desplazará.
- Déjalo ser el hermano mayor. Involúcralo en el cuidado del bebé. Haz que se sienta importante. Pídele su opinión sobre el nombre que han elegido para el hermanito o la decoración de su cuarto. Y cuando el bebé esté en casa, déjalo que te ayude en las tareas y dale nuevas responsabilidades, eso fomentará su independencia y seguridad. Por ejemplo, le puedes pedir que te avise si el bebé llora, que te ayude a arroparlo, etc.
- Refuerza su autoestima. De vez en cuando felicítalo por lo bien que se está portando. Puedes darle un pequeño premio por ser un buen hermano mayor. Eso sí, no lo hagas siempre. Así, evitarás que se porte bien solo por recibir un premio.
- Enséñale a compartir. Antes de la llegada del bebé tendrás que comprarle muchas cosas. Algunas otras, las heredará de su hermano mayor. Involucra a tu hijo en esas decisiones y cuéntale lo que harás, para que después no haya problemas. "Este pijama lo usaste tú de bebé y ahora lo usará tu hermanito, vamos a comprarte otra nueva de ese dibujo que tanto te gusta", "Esta silla de comer ya no la usas porque ahora comes en la mesa de los grandes, ahora la usará tu hermano".
- Hazle ver las ventajas de ser el más grande.  Ser el mayor tiene ventajas y puede ser muy divertido. Dale un poco de independencia y déjalo que vaya con el papá o alguien de la familia al parque, a hacer deporte o a hacer las compras.
- Pasen tiempo juntos, a solas. Tanto el papá como la mamá deben tomarse un tiempo para darle atención solo a su hijo mayor. Pueden hacerlo juntos o por separado, pero es importante que su hijo se sienta querido y escuchado.
- Acepta sus sentimientos. Anima a tu hijo mayor a expresar cualquier sentimiento de enfado, resentimiento o preocupación.  Es normal que tenga cambios de humor y pase de estar interesado a no querer saber nada del nuevo bebé en cuestión de horas. No lo obligues a hacer algo que no quiera. Las emociones con el bebé deben fluir de manera natural
- No dejes de lado las reglas. No permitas que tu hijo mayor se salte las normas. No caigas en el "pobrecito". Déjale claro de que a pesar de que sus sentimientos son importantes y legítimos, debe expresarlos de la manera apropiada.

En este proceso de la llegada del hermanito mayor, puedes ayudarte con dibujos y cuentos que toquen este tema. Busca alguna historia en la que aparezcan los personajes favoritos de tu hijo, seguro te ayudará a explicarle la situación. Y no te preocupes, que conforme el hermanito crezca, el mayor descubrirá que tiene en él un compañero de aventuras.


Cuéntame lo que piensas