text.skipToContent text.skipToNavigation
Razones por las que lloran los bebés y cómo calmarlos

27.06.2019

  • Bebés
Los bebés lloran. Es su forma de comunicarnos que tienen hambre, necesitan dormir, están incómodos, etc. Eso, especialmente cuando se trata de nuestro primer bebé, es difícil de aceptar, pues no saber cómo calmarlo resulta muy frustrante. ¡Y sí que es cierto que cuando un niño llora, la que más sufre es su mamá!
Si eres una mami primeriza ¡no te preocupes! Con el tiempo, vas a ir conociendo a tu bebé e interpretarlo no será difícil. Con paciencia y mucho amor lograrán comunicarse  a la perfección y podrás ayudarlo a satisfacer sus necesidades. Mientras eso sucede, te cuento cuáles son las razones más comunes por las que lloran. Esto te puede servir de guía para interpretar sus señales. Pero, si no consigues que se calme, lo mejor es consultar con su pediatra.

Tiene hambre. Una vez que aprendas a reconocer las señales de tu bebé para avisarte que tiene hambre, lograrás atenderlo antes de que empiece a llorar. Algunas de estas señales son que está inquieto, hace chasquidos con los labios y se lleva las manos a la boca.

Necesita cambio de pañal. Algunos bebes comunican enseguida cuando tienen el pañal sucio, otros pueden aguantarlo durante bastante rato. Como sea, esto es fácil de notar y sencillo de solucionar.

Tiene sueño. A veces, los bebés cuando están demasiado cansados se ponen irritables y no paran de llorar.  Es recomendable que pongas a tu bebé a dormir en cuanto bostece por primera vez en lugar de esperar a que el cansancio lo altere.

Quiere que lo cargues. El llanto de tu bebé puede significar simplemente que quiere que lo tomes en brazos. Puedes llevarlo en una mochila delantera o portabebés para que escuche tu voz y sienta los latidos de tu corazón, sin que te canses.

Problemas de estómago (gases y cólicos). Los problemas de estómago pueden causar ataques de llanto. Si tu bebé se pone irritable y llora a menudo justo después de comer, quizá tenga dolor de estómago. Consulta con su pediatra antes de darle cualquier remedio. 

Necesita eructar. Los bebés tragan aire cuando lactan o toman biberón y si ese aire no sale puede causarle incomodidad. 

Tiene demasiado frío o calor. A los recién nacidos les gusta estar calentitos. Como regla general, necesitan tener una prenda de abrigo más que los adultos para sentirse cómodos. 

Algo le molesta. Algunos bebes son muy sensibles a las etiquetas de la ropa o telas que pueden rasparlos e irritar su piel. Si se siente incómodo, ten en cuenta esta opción y examina lo que tiene puesto.

Dentición. Algunos bebés sufren más que otros, pero todos tenderán a estar irritables y llorar cuando cada dientecito empuje las encías para salir. Si a tu bebé parece que le duele algo, pero no estás segura de qué es, revisa sus encías. Pasa tu dedo por ellas y de repente te encontrarás un dientecito que se quiere asomar. 

Quiere menos estimulación. Si bien los bebés aprenden de la estimulación de todo lo que los rodea, a veces pueden terminar abrumados por tanta actividad y, en este caso, el llanto será su forma de expresar que ya es suficiente. Si tu bebé empieza a llorar desconsoladamente, intenta serenarlo. Llévalo a un lugar tranquilo y cántale una canción, arrópalo para que se sienta seguro.

Quiere más estimulación. Los bebés también se aburren. A algunos les encanta explorar nuevas cosas y la única manera de calmarlos es manteniéndolos activos. Puedes llevarlo de paseo, al parque o visitar amigos que también tengan bebés. 

No se siente bien. Si después de haber intentado con todas estas opciones, tu bebé aún no se tranquiliza, es mejor que consultes con su pediatra, a lo mejor no se siente bien. Tómale la temperatura y observa si presenta algún otro signo de enfermedad. El llanto del bebé enfermo suele ser diferente al de un bebé que tiene hambre o está incómodo por algo. Así que si no entiendes lo que le está ocurriendo, lo menor es que lo lleves al doctor.



Cuéntame lo que piensas