text.skipToContent text.skipToNavigation
Recomendaciones para planchar prendas de seda

26.06.2019

  • Planchado
Tengo un matrimonio el fin de semana, así que saqué del closet mi vestido negro de seda para ver si aún me queda bien, porque hace tiempo que no lo uso. Felizmente, ¡me quedó perfecto!
Me encanta este vestido porque combina con todo, y eso me ha permitido usarlo muchas veces. Por eso, tengo muchísimo cuidado al lavarlo, plancharlo y guardarlo, porque así lo mantendré en buen estado el mayor tiempo posible.

La seda es una tela elegante y femenina, pero por ser una fibra natural, es más delicada que las fibras sintéticas. Además, es más costosa. Así que cada vez que planches tus prendas de seda, mejor ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Al terminar de lavar la prenda, no la escurras, exprimas ni centrifugues. Colócala sobre una toalla, para que ésta absorba el exceso de agua. Para acelerar el proceso, puedes enrollarla la prenda suavemente dentro de la toalla. Ahora, ¡a planchar!
  • Limpia la plancha. Elabora una pasta de una cucharada de agua + 2 cucharadas de bicarbonato. Espárcela en la base de la plancha, frótala ligeramente, deja que actúe un par de minutos y retírala con un paño húmedo.
  • Enciende la plancha. Caliéntala en el modo para sedas, o si no tiene un modo para seda/telas delicadas, elige la potencia más baja. Deja que caliente por lo menos 5 minutos.
  • Cubre la tabla de planchar. Coloca sobre tu tabla de planchar una manta de algodón blanca y limpia. Si no tienes, puedes poner un polo grande que ya no uses.  Esto te ofrecerá una superficie más fina, blanda y deslizante, perfecta para pasar el metal caliente de la plancha sin dañar la ropa y favorecer que se deshagan las arrugas.
  • Voltea la prenda. Se recomienda siempre planchar las prendas de seda al revés.
  • Plancha. Como la seda es muy delicada, es recomendable utilizar una tela encima de la prenda, para que la seda no tenga contacto directo con la plancha. Puedes usar un polo de algodón blanco. Verás que la prenda de seda queda sin arrugas solo con el calor que se filtra por el polo.
  • Al planchar, nunca te demores mucho, pues corres el riesgo de quemar la prenda.
Una última recomendación: nunca vaporices para atenuar las arrugas, corres el riesgo de manchar la tela. Tampoco planches prendas manchadas, pues el calor fijará las manchas.

¡Listo! Cuando termines de planchar la prenda, colócala en un colgador y deja que le de aire por unos minutos antes de ponértela o guardarla.




Cuéntame lo que piensas