text.skipToContent text.skipToNavigation
Si quieres mantenerte bella y saludable, debes descansar bien. ¡Con estos tips lo lograrás!

28.06.2019

  • Bienestar
Los adultos debemos dormir entre 6 a 8 horas para iniciar el día con buena actitud y condición física. Comparto contigo unos tips para conciliar el sueño, descansar bien y recargar energía.
A todas nos ha pasado: no dormimos bien y, al día siguiente, además de lucir cansadas, estamos de muy mal humor. ¡Es normal! A veces, las preocupaciones nos impiden conciliar el sueño o hemos hecho tantas cosas en el día, que en la noche se nos hace difícil "apagarnos". El problema está en que si no descansamos bien, nuestro sistema inmunológico se debilita y esto perjudica nuestra salud. La falta de sueño también afecta nuestra memoria, concentración y hasta podría ser uno de los factores que nos impide bajar de peso.

Los adultos debemos dormir entre 6 a 8 horas para recargar energía e iniciar el día con buena actitud y condición física. Con estos tips, descansarás como un bebé y al día siguiente estarás totalmente renovada:

1. Prepara la atmósfera para descansar. Asegúrate de que tu habitación sea lo suficientemente fresca y oscura. También, debe estar ordenada y oliendo rico. Puedes ponerle a tus sábanas unas gotitas de esencia de lavanda, que te ayudarán a relajarte.
2. Que tu cama sea únicamente para dormir. Si estás acostumbrada a ver televisión o trabajar en la cama, te va a costar más trabajo relajarte antes de dormir.
3. Establece una rutina. Puedes ir avisándole a tu cuerpo que llegó la hora de descansar meditando, haciendo respiraciones profundas y/o tomando una ducha tibia.
4. Acuéstate temprano. Tu cuerpo recarga la mayor parte de su energía entre las 11 p.m. y la 1 a.m., así que intenta dormir antes de esa hora.
5. Deja de lado los aparatos electrónicos. El brillo de las pantallas de los aparatos interfiere con el sueño. También, quita de tu vista el reloj despertador, esto solo hará que te preocupes más por la hora.
6. No alteres la hora de acostarte. Intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días. Esto ayudará a que tu cuerpo se acostumbre a un ritmo de sueño. 
7. Deja de trabajar al menos una hora antes de acostarte. Esto le dará a tu mente la oportunidad de relajarse, para que puedas dormir tranquila sin preocupaciones.
8. Evita tomar mucho líquido. Es verdad que si tienes sed no podrás dormir. Por eso, hidrátate bien durante el día pero anda al baño antes de acostarte.
9. Evita comer demasiado. En la cena, elige proteínas y evita el azúcar y alimentos muy pesados.
10. Evita ver televisión antes de acostarte. Lo mejor es no tener televisión dentro del cuarto, pues estimula demasiado el cerebro y esto impedirá que te duermas rápidamente.
11. Escucha música relajante. Los sonidos de la naturaleza como agua y bosques son relajantes. Realiza respiraciones suaves y profundas. Inhala tranquilidad y exhala preocupaciones.
12. Si vas a leer, elige algo espiritual. Una lectura que te ayude a reflexionar o que te aporte algo bonito es ideal para terminar bien el día.
13. Ponte medias. Cuando se enfrían los pies, no podemos dormir. Esto sucede porque no circula bien la sangre. La solución: usar medias o poner una bolsa de agua caliente a los pies de la cama.
14. Haz ejercicio regularmente. Hacer ejercicios por lo menos 30 minutos al día te ayudará a conciliar el sueño y descansar mejor. Eso sí, debes hacerlo en la mañana o unas horas antes de acostarte, porque sino obtendrás el efecto contrario y no lograrás dormir.
15. Evita utilizar despertadores muy ruidosos. Nada más estresante que despertarte de manera repentina, así que evita alarmas que te asusten. Verás que, si te acostumbras a dormir lo suficiente, probablemente no necesitarás un despertador.
16. Aumenta tu melatonina. La melatonina es una hormona que controla nuestro reloj biológico y ayuda a iniciar y conciliar el sueño por la noche. La producción natural de melatonina en el cuerpo es reducida por causa del estrés, mala alimentación, poca actividad física, entre otras cosas. Así que, muévete un poco durante el día y aliméntate bien. Puedes incluir en tu dieta alimentos que ayuden a aumentar la producción de melatonina como huevos, pescados, frutos secos y frutas como plátano y piña.
17. Mantente en contacto con la naturaleza. Se ha comprobado que tener contacto con la naturaleza promueve la producción de melatonina y por lo tanto mejor la  calidad de sueño. Actividades tan sencillas como placenteras como caminar descalza por el jardín o bañarte en la playa o río te ayudará a reducir el estrés y dormir mucho mejor.

¡A descansar!

Contenido gracias a:





Cuéntame lo que piensas