text.skipToContent text.skipToNavigation
Trucos para planchar la ropa

26.06.2019

  • Planchado
Seamos honestas, ¿A quién le gusta planchar? A mi antes me aburría muchísimo hacerlo, pero puedo decir que ahora hasta lo disfruto.
A mí nunca me gustó planchar. Me parecía la más tediosa de las tareas de la casa y, por más que lo intentaba, no solo me aburría muchísimo planchar la ropa, también me frustraba, porque el resultado nunca era el que esperaba.

Felizmente, un día se me ocurrió preguntarle a mi mamá, a mis tías y a mis amigas cuáles eran sus trucos para agarrarle el gusto a esta tarea. Puse en práctica sus recomendaciones y, la verdad, es que me ayudaron muchísimo, así que acá las comparto contigo:
  • El planchador es muy importante. Elige una tabla de planchar que sea regulable y no muy pesada, para que la puedas adaptar a la altura que necesitas. Lo principal es que te permita estar cómoda.
  • Crea tu espacio ideal. No tienes que planchar en un mismo lugar siempre. Yo, a veces muevo un poco los muebles de mi sala y coloco el planchador ahí, que entra más luz. Otras veces, lo llevo a mi cuarto y me pongo a planchar mientras escucho las noticias. El truco es ser flexible y práctica.
  • Plancha con ritmo. Una amiga me recomendó poner mi música favorita cuando plancho y créeme que este tip me ha funcionado muy bien. Otras veces, me pongo a escuchar un audio libro y, así, además de aprender algo nuevo,  me entretengo y me siento acompañada.
  • Ten a la mano todo lo que necesitas. Antes de empezar a planchar, fíjate que tengas a la mano todo lo que necesitas. colgadores de ropa, rociador de agua, almidón, etc. Así no perderás tiempo yendo "de acá para allá" para conseguir todo.

Trucos para planchar
Humedecer un poco las prendas te ayudará a acabar con las arrugas más rápido. Es mejor que lo hagas con agua caliente, pues así se humedecen más rápido y de manera uniforme. Aquí te dejo algunos truquitos para planchar los diferentes tipos de prendas:
  • Las prendas de poliéster: plánchalas al revés y con mucho cuidado, para que queden perfectas.
  • Las prendas de lana: ponles un paño húmedo encima antes de plancharlas, para que no queden brillosas.
  • Las prendas de hilo: se planchan cuando aún están húmedas. Si se trata de un mantel, empieza por el centro y avanza hacia los extremos. Se plancha por el derecho, pero si tiene bordados es mejor plancharlos al revés.
  • Pantalones: para que las rayas y basta queden perfectamente marcadas sin dejar la tela brillosa, pon papel de embalar sobre el pantalón y luego pasa la plancha. Los pantalones siempre deben plancharse por los dos lados, al derecho y al revés. Me han recomendado empezar por los bolsillos y continuar por la cintura, ajustándola bien a la tabla de planchar.
  • Trajes: si usas una plancha de vapor, debes cepillar el traje inmediatamente después de plancharlo. Así, el vapor se repartirá por toda la prenda y las arrugas desaparecerán.
  • Polos: para dominar los cuellos al momento de plancharlos, un truco de las abuelas es humedecerlos con unas gotitas de vinagre. 
  • Camisas: para planchar fácilmente una camisa de hombre, un truco es empezar por el cuello y seguir por los puños. Planchar desde los extremos hacia el centro.
  • Corbata: en este caso, hay un truquito que te ayudará mucho. Puedes verlo, aquí: http://www.diariamenteali.com/nota/como_planchar_una_corbata
  • Sábanas: si, al igual que yo, no tienes tiempo para planchar las sábanas, un buen truco es doblarlas antes de meterlas en la secadora. ¡Vas a ver que quedan sin arrugas!
  • Prendas con arrugas resistentes: si las arrugas se resisten a irse de alguna camisa o vestido, un buen truco consiste en colocar papel de aluminio sobre la tabla de planchar, luego poner la prenda y encima un paño humedecido con agua con una gota de amoniaco, y planchar sobre este.
  • Pliegues: se conserva más tiempo la raya de la prenda si la volvemos al revés para humedecerla antes de planchar.

Cuéntame lo que piensas