text.skipToContent text.skipToNavigation
Vacunas para niños menores de 5 años

25.06.2019

  • Salud
Los niños van construyendo sus defensas gradualmente. Por eso, es muy importante que los llevemos a vacunar a tiempo. Si tu hijo es menor de 5 años, estas recomendaciones te ayudarán:
Las vacunas son la mejor manera de proteger a los niños menores de cinco años. Vacunando a nuestros hijos los protegemos de 23 enfermedades infectocontagiosas infantiles graves, como: difteria, tos ferina, tétanos, hepatitis B, influenza, poliomielitis, sarampión, rubeola, parotiditis, formas graves de la tuberculosis, meningitis, fiebre amarilla, neumonías, diarrea por rotavirus, infección por VPH.

Te cuento un dato importante: en el Perú, enfermedades como la polio, el sarampión y la rubeola han sido erradicadas gracias a las vacunas, y esto ha generado un importante avance en la protección de la salud de la población. Así que debemos vacunar a nuestros hijos en el momento indicado.

Aquí te dejo el esquema nacional de vacunación del Perú para los niños menores de 5 años:


Sabemos que a nadie le gusta que lo pinchen, menos a los niños. Así que, antes, durante y después de la vacunación debemos ser empáticas con nuestros pequeños. A mí siempre me ha funcionado conversar con mis hijos sobre lo importante que es que nos vacunemos para estar sanos. 

Si tus hijos son menores de 5 años, aquí te dejo algunas recomendaciones que te serán muy útiles al momento de llevarlos a vacunar:

¿Qué hacer antes de la vacunación?
Comunica a la enfermera si tu hijo:
- Está enfermo o ha estado enfermo en los días previos a la vacunación.
- Es alérgico a algún medicamento.
- Ha recibido alguna vacuna el mes anterior.
- Tiene alguna enfermedad crónica como diabetes, asma, trastorno de coagulación en la sangre o enfermedades producidas por virus, bacteria u hongos.

Cuando llegue el momento de la vacunación, puedes apoyar a tu hijo de la siguiente manera: 
- Abrázalo. Consuélalo con todo tu amor. Que sienta que las vacunas no son un castigo sino algo que tiene que hacer para estar sano.
- Cántale o háblale en voz baja. Está comprobado que la voz de la mamá transmite seguridad al bebé. 
- Sonríele y míralo a los ojos. Hazle sentir que estás a su lado y que todo está bien.
- Llévale su juguete favorito. Además de entretenerlo, le brinda seguridad y lo reconforta.  

Al momento de la vacuna, sostenlo firmemente y consuélalo. Y después, no olvides felicitarlo por su valentía.

Después de la vacunación:
Algunas vacunas pueden provocar reacciones. ¡Tranquila! Esto significa que el organismo está respondiendo de manera adecuada. Te cuento cuáles son las más frecuentes y qué puedes hacer para aliviarlas:

- Fiebre. Lo recomendable es que coloques pañitos de agua fría en las axilas, frente, abdomen, muslos y pies de tu hijo.
- Enrojecimiento, hinchazón y dolor leve en la zona donde se aplicó la inyección: Si esto sucede, aplica un paño limpio y frío en la parte del cuerpo inflamada.
- Malestar. La reacción de la vacuna comienza entre las 3 y 6 horas después de la vacunación. Si tu hijo llora de forma no habitual, pierde el apetito o está muy intranquilo, ten paciencia. Generalmente, este malestar termina al primer o segundo día después de la vacunación. 

Felizmente,  estas reacciones suelen ser leves y desaparecer rápidamente. Pero si tu niño continúa con llanto persistente y fiebre alta, acude de inmediato al establecimiento de salud más cercano a tu casa.

Si tu hijo no ha completado el esquema de vacunas, también debes llevarlo al centro de salud más cercano. Si tienes alguna duda, llama a 0800-10828, línea gratuita del Ministerio de Salud. Profesionales de salud te atenderán y resolverán tus dudas.

Cuéntame lo que piensas