text.skipToContent text.skipToNavigation
Receta de Spaghetti con berenjenas, zapallitos, pimientos y queso cabra
Receta del libro "Qué rico estar contigo" de Josefina Barrón.

Valor nutricional por porción

    • 415Kcal
    • Calorías
    • 21%
    • 14gr
    • Grasas
    • 22%
    • 14gr
    • Proteínas
    • 28%
    • 59gr
    • Carbo-hidratos
    • 20%

% valor diario basado en una dieta de 2000 Kcal

Ingredientes que necesitas:

Porciones
4 - 6
  • 400 gr de spaghetti Don Vittorio
  • 1 berenjena grande cortada en cuadraditos (160 gr)
  • 1 zapallito italiano en cuadraditos (250 gr)
  • 1 pimiento rojo (150 gr)
  • 150 gr de queso de cabra
  • 3 cucharadas de mantequilla (60 gr)
  • 1 cucharada de aceite de oliva Primor (15 ml)
  • 1 cebolla blanca pequeña (150 gr)
  • 4 dientes de ajo en láminas (8 gr)
  • 1/4 taza de caldo de pollo (63 ml)
  • 1 cucharadita de eneldo picado (5 gr)
  • orégano en polvo 
  • sal y pimienta al gusto

¡Hagámoslo!

Para preparar la berenjena, córtala en cuadraditos y ponla en un bol con un puñado de sal. Déjala reposar durante 30 minutos. Escúrrela bien y enjuágala bajo abundante agua durante 10 minutos. Sécala y resérvala. Para el zapallito italiano, pica en cuadraditos con piel y todo y reserva. Agrega la berenjena. Pica la cebolla blanca también en cuadraditos pequeños. En una sartén grande a fuego medio derrite la mantequilla junto con el aceite de oliva. Agrega los ajos y dora bien durante 30 segundos. Incorpora la cebolla y cocina durante 2 minutos a fuego medio. Añade luego la berenjena, el zapallito y el pimiento, combina bien y deja cocinar durante 5 minutos a fuego medio. Una vez bien dorados, añade el caldo de pollo y deja cocinar hasta que se evapore el líquido. Sazona con la sal, la pimienta, y el orégano. Remueve del fuego e incorpora la pasta cocida junto con el queso parmesano. Espolvorea con grumitos de queso de cabra, eneldo fresco picado y sirve.

Tip 
La piel de la berenjena es amarga, es por eso que debes ponerla antes en agua con sal. Para pelar el pimiento solo debes hornearlo en abundante agua hasta que esté negrito. La piel se arrugará y se dejará quitar fácilmente con los dedos.