text.skipToContent text.skipToNavigation
Receta de Torta helada de duraznos
El tradicional ¿Qué cocinaré hoy? de Nicolini se ha convertido en un libro infaltable en la cocina de toda ama de casa. Su recopilación de recetas sencillas y deliciosas, hacen de cada comida un verdadero placer.

Valor nutricional por porción

    • 424Kcal
    • Calorías
    • 21%
    • 17gr
    • Grasas
    • 26%
    • 11gr
    • Proteínas
    • 22%
    • 51gr
    • Carbo-hidratos
    • 17%

% valor diario basado en una dieta de 2000 Kcal

Ingredientes que necesitas:

Porciones
16
  • 1 bizcochuelo de 6 huevos (ver receta pág. 204) 
  • 170 g de gelatina de limón Negrita 
  • 1½ tazas de agua hirviendo (375 ml)
  • 3 cdas. de azúcar (45 gr)
  • Esencia de almendras 
  • 300 g de nueces picadas 
  • 1 lata de duraznos al jugo 
  • 85 gr de gelatina de fresas Negrita
  • 1½ tazas de agua hirviendo (375 ml)
  • 1 lata de leche evaporada helada
  • ½ taza de licor (coñac, pisco o ron) (125 ml)

¡Hagámoslo!

Disolver la gelatina de limón con el azúcar en 1½ tazas de agua hirviendo. Añadirle el jugo de los duraznos. Perfumar con la esencia de almendras y dejar enfriar. Aparte, deshacer la gelatina de fresas en 1½ tazas de agua hirviendo y volcarla en un molde de 28 cm de diámetro y 10 cm de alto. Llevar a la refrigeradora hasta que espese, pero que no cuaje totalmente. Batir la leche helada hasta que doble su volumen. Incorporar la gelatina de limón ya fría. Vaciar la tercera parte de la crema de leche en el molde. Espolvorear nueces y duraznos picados. Dividir el bizcochuelo en 2 capas y colocar una de ellas en el molde, sobre la crema. Rociar con la mitad del licor. Verter otra tercera parte de la crema sobre el bizcochuelo. Nuevamente espolvorear nueces y duraznos picados. Cubrir con la otra capa de bizcochuelo. Rociar con lo que queda de licor y terminar con el resto de crema, nueces y duraznos picados. Llevar a cuajar a la refrigeradora por lo menos durante 3 horas.

Te pareció fácil esta receta?

0

Personas consideran que esta receta es fácil

Cuéntame lo que piensas